Gran oportunidad para la nueva consejería

Se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente y es una oportunidad para que la nueva Consejería de Agricultura, Pesca y medio Ambiente, que incluye también las competencias de urbanismo y ordenación del territorio, anuncie la tan necesaria y esperada noticia de que también la especulación urbanística va a sufrir un fuerte recorte. Andalucía no puede seguir desarrollando planes urbanísticos diseñados en las dos últimas décadas, y que han sido causa activa del desarrollo de la burbuja inmobiliaria y de la actual crisis económica. La anterior Consejería de Medio Ambiente ha venido avalando todos estos planes, ya que desde 1994 es obligatorio que se sometan al proceso de evaluación de impacto ambiental, cuya autorización final corresponde a esa Consejería.

Tras el estallido de la burbuja inmobiliaria, tras el desastre a que nos están llevando los activos tóxicos de la banca y cajas de ahorros, que no son más que esos millones de m2 recalificados imposibles de desarrollar y cuyo valor de mercado es una pura entelequia, es hora de replantearse un nuevo modelo de desarrollo urbanístico más dirigido a recualificar y mejorar nuestras ciudades y a garantizar a todos los ciudadanos el derecho constitucional a una vivienda digna. Ha pasado la hora de seguir recalificando millones de m2 y promoviendo nuevas macrourbanizaciones ajenas a la ciudad compacta mediterránea que, según prescribe el Plan de Ordenación del Territorio de Andalucía (POTA), debe ser la base del desarrollo urbanístico.

En la provincia de Cádiz existen grandes bolsas de terrenos en el litoral que han sido recalificados para dar viabilidad a grandes proyectos urbanísticos que, en algunos casos, afortunadamente no se han ejecutado.

Por eso Ecologistas en Acción va a proponer a la nueva Consejería que blinde la protección de las últimas zonas vírgenes del litoral que quedan en Andalucía, y que proceda a promover la desclasificación de todos los terrenos ajenos a las ciudades históricas sobre los que pende la amenaza del ladrillo y el hormigón.

El Día Mundial de Medio Ambiente es un buen día para que la nueva Consejería anunciase que se va a proteger todo Valdevaqueros, uniendo los parques naturales del Estrecho y Los Alcornocales, que se impedirá el macrocomplejo hotelero del Palmar y que esta playa, junto con la colindante de Castilnovo será declarada paraje natural, que se impedirá el desarrollo hotelero previsto en Mangueta, que no se permitirán más desarrollos urbanísticos en dunas, acantilados y espacios de alto valor ecológico y paisajístico del litoral, que, en definitiva, comienza una nueva época en la que se valorará más nuestro patrimonio natural, único y sin competencia, que los intereses de las empresas constructoras y de las entidades financieras.

Esperamos noticias del sr. Luis Planas.