La Serranía está que arde

El pasado 1 de junio, hacia las 15 h se detectó un foco de fuego en la zona de Bercuta (término de Chelva). Desde los primeros avisos al 112, efectuados por varios vecinos hasta la llegada de los medios de extinción pasó demasiado tiempo. Aún fue más lenta la actuación de los medios aéreos. Estos factores, decisivos en los primeros momentos, condicionaron la propagación del fuego.

Se da la circunstancia que tras los recortes de la Conselleria este mes de junio tenemos los mismos medios de extinción que en invierno (400 trabajadores menos en las Brigadas de Refuerzo).

Además, recordar que Tuéjar no dispone de Brigada de emergencia, así como que tampoco se han contratado las Brigadas de Refuerzo, que han pasado de trabajar 6 meses a 3. Toda una imprudencia en estas zonas, donde existe una importante masa forestal.

Otro factor a destacar en la rápida expansión del fuego es el estado crítico de abandono de los montes: en la zona quemada se había llevado a cabo un aprovechamiento silvícola tras el cual quedaron abandonados todos los restos leñosos, sin triturar, contraviniendo así la Ley Forestal Valenciana y permitida por la Dirección Territorial del Área Forestal.

Las Z.A.U. (zonas de actuación urgente o cortafuegos) de más de 150m recién ejecutadas, fueron atravesadas por el fuego sin ningún tipo de dificultad, demostrando la ineficacia de una red mal diseñada de estructuras contra incendios forestales.

No hay que olvidar un componente agravante en este desastre que es el abandono del mundo rural y sus trabajos tradicionales (ganadería extensiva, abandono de cultivos, despoblación, separación de los vecinos con el medio…).

La Administración presentó en 2007 el Plan de Prevención de Incendios Forestales en la Demarcación de Chelva. A fecha de hoy sigue sin aprobarlo, lo cual muestra el “interés” de la Conselleria por la preservación del Medio Ambiente.

Desde Ecologistas en Acción de La Serranía exigimos su urgente aprobación y dotación de fondos para atajar la grave situación en la que se hallan nuestros montes. También exigimos medidas urgentes para ayudar a las personas que han perdido su medio de vida al apostar por el mundo rural, en un medio que consideraron seguro para establecerse y que ha quedado demostrado que estaba totalmente desprotegido.

En un año tan seco como este, exigimos la contratación urgente de las Brigadas de Refuerzo, así como que los gobernantes rectifiquen y no recorten inversiones al mundo rural.