Nuevo episodio de contaminación atmosférica

Nuevo episodio de contaminación atmosférica, muy habitual en el Campo de Gibraltar. Se trata de emisiones de humos negros que provienen de la combustión en antorcha de los gases pesados del refino de hidrocarburos, y en ocasiones como estas, tienen origen en una operación de evacuación de emergencia de estos gases (éteres , aromáticos muy inflamables) para evitar la compresión y deflagración de estos en el interior de los compartimentos segmentados de las torres destiladoras, como ya sucedió hace unos años; explosionó la cubierta superior de la torre destiladora principal de obtención de ácidos isoftálicos, teraftálicos, disolventes, nitrobenceno, ácido fumárico, etc.

Verdemar-Ecologistas en Acción ante situaciones de pura negligencia industrial, como este caso, y falta de responsabilidad de quienes tienen que velar ante hechos similares, como es el caso de las autoridades y administración públicas, local y autonómica, denuncio los incidentes ante policía Local, Seprona, 112 y, finalmente, se interpone denuncia ante la Fiscalía. Es desorbitado el pasotismo con el que la Consejería de Medio Ambiente de la Junta Andalucía trata el grave problema medioambiental que sufre permanentemente la población del Campo de Gibraltar. Una auténtica mafia de la mercadería negra industrial, dueña de multitud de voluntades vendibles a cambio de dudosos patrocinios, cuyo fin primero es callar las voces de los ciudadanos que reivindicamos, de derecho propio, gozar de una calidad ambiental acorde con nuestro patrimonio natural, bastante degradado.

La emisión de humos negros a la atmósfera del Campo de Gibraltar, tuvo lugar entre las 20:00h y las 24:00h del jueves, 7 de junio de 2012; Origen: Antorcha de la Planta Petroquímica "QUÍMICA GUADARRANQUE" del Grupo CEPSA; Condiciones Atmosféricas: Viento de Poniente de fuerza moderada y humedad relativa ambiente baja.

Los componentes de estas emisiones contaminantes atmosféricas son: Partículas sólidas (hollina); Benceno ( al condensar en humedad ambiente); Benzopireno; Disulfato de Carbono; Dióxido Sulfúrico; Sulfuro de Hidrógeno y grandes cantidades de CO2.

Las partículas de Benceno se acumula en el tejido celular, ocasionando graves daños al organismo; el Sulfuro de Hidrógeno está considerado una toxina similar al cianuro; el Dióxido Sulfúrico es un gas incoloro y de olor fuerte, que irrita las vías respiratorias provocando deshidratación del tracto faríngeo y la disminución, por acto inmuno-reflejo, de la capacidad respiratoria, desencadenando marcos asmáticos, bronquitis y en definitiva, cáncer; el Sulfuro de Hidrógeno es un gas altamente peligroso, con fuerte olor a huevos podridos. Puede llegar a provocar muerte súbita si se respira en dosis concentradas. Las reacciones momentaneas del organismo por exposición a este gas son dolor de cabeza, nauseas y vómitos y disminución de la capacidad visual, en exposiciones prolongadas, incluida pérdida del apetito y desorientación.




Visitantes conectados: 638