Recuperación ambiental con el dinero de las multas

Jaedilla-Ecologistas en Acción de Arahal exige a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (el organismo de cuenca) que invierta el dinero recaudado en los expedientes incoados al Ayuntamiento de Arahal por vertidos a cauce público en la regeneración ambiental de los mismos y en la creación de áreas de ocio como así estaba previsto en el Programa Coordinado de Recuperación y Mejora del Río Guadaíra. También reclama que el Ayuntamiento revierta estas multas a quienes con sus vertidos a través de la red de saneamiento público han contribuido la contaminación de ríos y arroyos.

Ante la noticia aparecida la semana pasada en un blog de noticias local, donde el Delegado de Hacienda reconocía multas al Ayuntamiento por un valor de más de 650.000 euros durante los últimos 14 años, la Asociación Ecologista “Jaedilla”, exige que este dinero recaudado se destine a la regeneración ambiental de dichos cauces, ya que los mismos siguen presentando problemas de contaminación puntual, deforestación, invasión del dominio público hidráulico o pérdida del patrimonio asociado a ellos.

A finales del año 2008, en un reportaje en el Correo de Andalucía, se afirmaba que el Ayuntamiento de Arahal se enfrentaba a sanciones por valor de cerca de 900.000 euros por 39 expedientes sancionadores. Pero dejando de lado la guerra de cifras, lo importante es que Jaedilla-Ecologistas en Acción, lleva presentados hasta 5 escritos de petición de información durante los últimos seis años, en relación a las sanciones al ayuntamiento, sin que a fecha de hoy nos hayan informado.

Es muy grave que nos tengamos que enterar por los medios de comunicación de aspectos en los que el Ayuntamiento está obligado a responder en virtud del derecho reconocido en las normas que reglamentan la aplicación del Convenio Aarhus y la Ley 27/2006, por la que se regula en derecho de acceso a la información. Han sido varias las corporaciones que se niegan a informar, basándose en excusas como la protección de datos privados, por este motivo la Federación Provincial ha acudido al Defensor del Pueblo para intentar solventar estos problemas.

La ausencia de información muestra la incapacidad municipal para controlar los vertidos que se producen a la red pública de saneamiento, un ejemplo de ello es que en el año 2009 se aprueba el proyecto de ejecución, con un presupuesto de 180.000 euros, de una balsa de regulación de vertidos para proteger la depuradora frente a los vertidos salinos que se producen a lo largo del año, con el Fondo Estatal de Inversión Local (Plan E-8000) y así evitar que los vertidos se evacuen al cauce público.

Hay que recordar que desde el año 2002 el Ayuntamiento tiene aprobada una Ordenanza para luchar contra el vertido de aguas residuales no domésticas a la red de alcantarillado. En ella, se habla de la obligatoriedad de contar con autorizaciones de vertidos (Art. 7) y la instalación de una arqueta de registro (Art. 23) para aquellas actividades económicas que generen aguas residuales no domésticas que pongan en peligro el sistema biológico de depuración de la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de Arahal. Pero a día de hoy no sabemos cuántas actividades económicas tienen autorización y arquetas, un dato clave para evitar los vertidos al alcantarillado y que las sanciones recaigan a todos los ciudadanos.

Tampoco sabemos si el Ayuntamiento ha sancionado a alguna actividad económica por verter a través del alcantarillado, pero mucho nos tememos que no. Los ciudadanos deben saber que no podemos pagar entre todos lo que es responsabilidad de unos pocos, porque tienen que ser las actividades económicas las que inviertan sus beneficios en la mejora ambiental de las mismas, evitando en lo posible el vertido de aguas residuales no domésticas a la red de alcantarillado. Porque al final parece que con las multas que paga el Ayuntamiento estamos sufragando el empleo privado en estas actividades económicas.

Si caer en la demagogia que utilizan a diario nuestros políticos, con sanciones que superan los 100 millones de las antiguas pesetas, y con la crisis social y ambiental que tenemos encima, si las distintas corporaciones hubieran hecho bien su trabajo este dinero podría utilizarse ahora para dar trabajo a tantos y tantos desempleados arahelenses.

Por todo ello, Jaedilla-Ecologistas en Acción de Arahal exige que las sanciones impuestas al Ayuntamiento de Arahal se reviertan en la regeneración ambiental de los cauces públicos, en el deslinde del dominio público hidráulico, en la dotación de caudales ecológicos o en la creación de áreas de ocio y equipamiento como el Parque del Enriadero junto al Guadaíra o en la zona de Jaedilla junto al arroyo Alameda, como así estaba previsto en el Plan Especial Parque Ribera del Guadaíra.

También exigimos del Ayuntamiento de Arahal que, además de informar como es su deber, revierta las sanciones a aquellas actividades económicas cuyas aguas residuales no domésticas se evacuan a través de las redes de saneamiento público, obligándoles a solicitar la correspondiente autorización de vertidos y a la construcción de la arqueta. De esta forma evitaríamos pagar entre todos los vertidos que causan unos pocos.




Visitantes conectados: 698