Muerte de otro búho por tendido eléctrico

En la tarde del martes 14 de junio, miembros de la Ecologistas en Acción Serranía de Ronda tuvieron noticias de la desaparición de otro Búho más en la Hoya del Tajo. Esta zona, sumidero de la especie debido a sus numerosos e inadecuados tendidos eléctricos, se ha convertido junto a otras de nuestra Serranía en verdaderos puntos negros para las aves protegidas.

En esta ocasión uno de los Búhos reales (Bubo bubo), que formaba parte de los que adornan las noches del Tajo con sus cantos, ha muerto electrocutado en un tendido que carecía de cualquier protección o sistema disuasor. Este hecho se ha puesto inmediatamente en conocimiento de la Guardería de la Consejería de Medio Ambiente para que efectúe las diligencias oportunas.(En la imagen de la izquierda se observa el búho electrocutado una vez bajado del tendido).

La mortandad de aves en tendidos eléctricos se produce básicamente por dos circunstancias: la colisión contra los cables o la electrocución en los postes. La colisión, quizás menos frecuente en nuestro entorno, tiene lugar en zonas donde los cables cruzan zonas de campeo de las aves. Y la electrocución, en líneas generales, se produce al darse una de las siguientes circunstancias: o bien un ave de gran envergadura toca dos hilos conductores o bien el ave toca al mismo tiempo el poste y uno de los cables.

Para evitar este último problema de la electrocución se han estudiado diversas medidas correctoras que pasan por evitar que el ave se pose sobre la torreta (empleando los llamados disuasores de posada) o bien por conseguir que al posarse lo haga de una forma segura. Esta última, generalmente la más recomendada, consiste en aislar los cables y el poste o en su defecto en facilitar al ave un lugar de posada seguro.

Muertes como esta se producen con demasiada frecuencia en la Serranía de Ronda, existiendo líneas eléctricas concretas que ya son conocidas por su especial peligrosidad, bien por el tipo de los apoyos, bien por la gran riqueza de los ecosistemas que atraviesan. Siendo casos como este que describimos, solo la punta del iceberg, ya que únicamente llega a ser encontrada y posteriormente denunciada una mínima parte de las aves que mueren electrocutadas. Es por ello que es importante que cualquier ciudadano que localice un ave electrocutada se ponga inmediatamente en contacto con los agentes de la Consejería de Medio Ambiente, cualquier cuerpo de seguridad o con nuestra asociación.

Desde Ecologistas en Acción Serranía de Ronda esperamos que la compañía Sevillana-Endesa tome de una vez por todas y con la celeridad que el tema merece, las medidas adecuadas para evitar esta causa de muerte provocada por la intervención del hombre en el medio natural.