326 empleados de la Consejería de Medio Ambiente piden la retirada de la Ley de Viviendas Rurales Sostenibles

Solicitud retirada Ley Viviendas Rurales Sostenibles

La Plataforma Antivirus ha conocido la iniciativa de 326 empleados de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio por la que han pedido a la Consejera, Ana Isabel Mariño que reconsidere la decisión de seguir adelante con la tramitación de Ley de Viviendas Rurales Sostenibles. Esta Ley permite la construcción indiscriminada y dispersa de viviendas en grandes fincas, en el suelo rural, en la Comunidad de Madrid. La Plataforma Antivirus apoya la iniciativa, reclama que se tenga en cuenta y que en consecuencia se retire la Ley.

326 empleados de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio han presentado una carta a la Consejera, Ana Isabel Mariño, solicitando que reconsidere la decisión de seguir adelante con la tramitación de la ley de Viviendas Rurales Sostenibles. Entre los firmantes se encuentran numerosos técnicos que son quienes se enfrentan a diario con los expedientes urbanísticos y ambientales procedentes de los diferentes proyectos presentados en la Consejería.

En la carta se pone de manifiesto que la nueva ley podría vulnerar mandatos constitucionales como el de la obligación de los poderes públicos de velar por la utilización racional de los recursos naturales, defender y restaurar el medio ambiente, la participación de la comunidad en las plusvalías que genere la acción urbanística, y la subordinación al interés general de toda la riqueza. Igualmente consideran que el modelo de uso residencial disperso que propugna la ley va en sentido opuesto a lo que debe ser un desarrollo equilibrado y sostenible y añaden que la protección del territorio requiere de una regulación y de un control público que la nueva ley elude.

En relación a los posibles beneficios que la ley tendría sobre el entorno rural, en la carta se entiende que la revitalización del medio rural, de acuerdo con los modelos de desarrollo propuestos por la Unión Europea, pasa por apostar por el mantenimiento de la agricultura, la producción de calidad, y el desarrollo de actividades complementarias como el turismo rural, etc. Esta ley, por el contrario, va en sentido opuesto permitiendo el uso residencial sin vinculación alguna a las actividades y uso propios del medio rural.

En la misma línea prosigue la carta, el modelo de ocupación disperso que se propone, ignorando la necesaria revitalización de los núcleos rurales y la puesta en valor de su patrimonio edificado, supondrá la destrucción de los sistemas agrarios, en gran medida generadores del paisaje rural, afectando a un sector económico ya muy débil en la Comunidad de Madrid.

A juicio de los firmantes, el nuevo texto ignora el principio general de excepcionalidad sobre cualquier construcción en el suelo no urbanizable. Lejos de lo que se afirma en la exposición de motivos, el propósito de extender de forma generalizada la construcción al suelo protegido, no tiene parangón, al menos de momento, en ninguna otra comunidad autónoma.

Por último, se resalta la gravedad de que la nueva normativa permita el uso residencial y la construcción de viviendas al margen del planeamiento urbanístico. Toda actuación en suelo no urbanizable debe estar supeditada al planeamiento urbanístico, al que corresponde la ordenación espacial del suelo, la regulación de usos y actividades permitidos y el establecimiento de parámetros edificatorios compatibles con los valores y usos naturales del territorio.

La Plataforma Antivirus comparte la visión de los empleados de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio y solicita a la Consejera que sean tenidos en cuenta y, por tanto, se retire la ley de Viviendas Rurales Sostenibles o ley Virus.