Las organizaciones ecologistas denuncian el desorden en la gestión pública del agua en el Alto Guadiana

Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO-BirdLife y WWF/Adena denuncian que las Administraciones implicadas en la gestión de las aguas de Ojos del Guadiana, Las Tablas de Daimiel y el conjunto de humedales declarados Reserva de la Biosfera en la Mancha Húmeda permiten la degradación continuada de estos ecosistemas ante el desorden que impera en la gestión pública de las aguas de la cuenca alta del Río Guadiana y la instalación generalizada de captaciones ilegales de agua.

Las organizaciones ecologistas exigen que las Administraciones públicas implicadas directa o indirectamente en la gestión de las aguas y de los ecosistemas acuáticos se coordinen, reconduzcan las políticas de gestión del agua urgentemente a la legalidad e impliquen al conjunto de la sociedad fomentando su participación en la conservación del importante patrimonio natural que suponen en su conjunto las aguas superficiales y subterráneas, la recuperación de su calidad y de sus humedales.

La cuenca alta del Río Guadiana, singular por la superficie y distribución del conjunto de sus humedales y su importante valor ecológico y clave para los itinerarios de las aves migratorias entre el norte de Europa y el continente africano, es Reserva de la Biosfera desde hace veinticinco años.

A pesar de ello, la cuenca alta del río Guadiana viene sufriendo desde hace décadas agresiones, sobre todo en los humedales y ríos, por desecaciones, encauzamientos y la sobreexplotación y contaminación de sus aguas superficiales y subterráneas. Todo esto ha puesto en peligro los abastecimientos urbanos, la supervivencia de las pequeñas explotaciones de regadío y los singulares ecosistemas húmedos que propiciaron su calificación como Reserva de la Biosfera.

Hace años que está en vigor una nueva política europea para la gestión de las aguas, que ha aportado importantes ayudas económicas para frenar este proceso de degradación de las aguas y su medio natural. La Directiva Marco de Aguas supone, entre otros compromisos: prevenir todo deterioro adicional de las aguas, la protección y mejora de los ecosistemas dependientes del agua, el uso sostenible y la reducción progresiva de la contaminación del agua subterránea.

Esperamos que con el esfuerzo de todos, podamos ofrecer a la sociedad en un plazo prudencial la recuperación de los Ojos del Guadiana, Las Tablas de Daimiel y del conjunto de humedales que merecieron ser declarados Reserva de la Biosfera en la Mancha Húmeda.