Colocación de una bandera negra en la Depuradora

Ecologistas en Acción, coloca una bandera negra en la puerta principal de la Estación Depuradora de Aguas Residuales de Sanlúcar de Barrameda (EDAR), para denunciar como responsable legal al Ayuntamiento, la Alcaldesa, Irene García y el nuevo Delegado de Medio Ambiente, Ramón Rodríguez, debido a que lleva más de 3 años la Depuradora contaminando nuestro río Guadalquivir, poniendo en grave peligro la salud pública (por contaminación del aire) y la imagen de nuestra ciudad.

Los análisis realizados por la Consejería de Medio Ambiente dependiente de la Junta de Andalucía durante los años 2.009, 2.010 y 2.011 demuestran que la depuradora de Sanlúcar ha venido vertiendo de forma ilegal al río Guadalquivir un gran volumen (unos 5 millones de metros cúbicos al año) de aguas prácticamente residuales.

Unas cuarenta personas nos hemos concentrado esta mañana a las puertas de la EDAR en la carretera de La Jara para denunciar el mal funcionamiento de la estación depuradora y la contaminación que sufre el río Guadalquivir, como consecuencia de los vertidos de dicha depuradora.

Ecologistas en Acción ha permanecido en el lugar de encuentro una media hora escenificando nuestro malestar, para dar paso a la lectura de un comunicado donde hacemos responsable al ayuntamiento de Sanlúcar, quien tiene la responsabilidad legal de la depuración, la empresa multinacional Aqualia, que gestiona la depuradora, y la Consejería de Medio Ambiente, que conoce y tolera las infracciones desde hace más de 3 años.

Ecologistas en Acción va a poner en conocimiento de la Fiscalía de Medio Ambiente de Cádiz por considerar que deberían ser objeto de sanción y para hacer posible la depuración integral de las aguas residuales de nuestra localidad.

Para finalizar, queda claro que el Equipo de Gobierno PSOE-CIS debe de rescatar el Servicio de Aguas, ya que se está demostrando la ineficacia gestión de la depuración por parte de Aqualia, para depurar todas las aguas residuales generadas en nuestra ciudad, poniendo gravemente en peligro la salud pública (por contaminación del aire) y la imagen de Sanlúcar.