La Ecomarcha recorre la provincia de Toledo por un modelo eco-social alternativo

Entre los días 20 y 24 de julio la marcha en bicicleta “Pedaleando Caminos Alternativos” está recorriendo tierras toledanas. Tres etapas se desarrollan íntegramente en la provincia, Yuncos-Toledo-La Puebla de Montalbán (día 21), La Puebla de Montalbán-Talavera de la Reina (día 22) y Talavera de la Reina-Puente del Arzobispo (día 23), además hay dos recorridos parciales, la entrada el día 20 desde Madrid y la salida hacia Navalmoral de la Mata el día 24.

Es la segunda edición de esta ecomarcha, en ella están participando entre 50 y 100 personas en las distintas etapas. Algunos realizan el recorrido completo que dio inicio el día 14 en Soria y terminará el 28 en Mérida tras 865 kilómetros de pedaladas.

La marcha en bicicleta se está realizando casi íntegramente por vías pecuarias y caminos públicos, lo que está permitiendo conocer el estado de estas vías y realizar el largo recorrido apreciando el paisaje y las personas que lo pueblan,

En la provincia de Toledo se pasa por la Cañada Real Galiana, que llega hasta Toledo, luego se sigue por los caminos y veredas que flanquean el río Tajo hasta salir dirección Cáceres.

En bicicleta y con tiempo se reivindica una forma de entender la vida distinta, sin prisas y con tiempo para valorar el entorno. Lo bueno, la naturaleza y el contacto humano, y lo malo, la degradación medioambiental y los rastros del hiper-crecimiento económico que nos deja una crisis con efectos sociales y medioambientales evidentes.

Así los componentes de la marcha han podido observar en Toledo, autovías por donde no circula nadie, construcciones deshabitadas o abandonadas, una creciente cantidad de infraviviendas y residuos en las Cañadas y un río Tajo que pasa por uno de los peores momentos de su historia.

Se aprecia más que nunca la falta de atención al medio ambiente por parte de las Administraciones. Pero la ecomarcha quiere lanzar un mensaje positivo, es posible vivir reduciendo el consumo y organizar nuestras vidas de forma que no suponga un perjuicio para la calidad de vida ni para el medio ambiente.