Alerta a los ciudadanos de Toledo sobre los niveles de ozono

El ozono troposférico (O3), también llamado ozono malo, es un contaminante que no sale de ningún punto de emisión, sino que se forma por la acción de los rayos de sol sobre los gases que resultan de la actividad humana con el uso de los combustibles fósiles. El transporte causa un 80% de estos gases, luego la industria y otras fuentes completan el cuadro anterior.

En la Unión Europea se establecen unos umbrales o límites de concentración que no han de rebasarse, a menos que se dañe la salud y el medio ambiente debido al fuerte carácter oxidante del ozono, que no es sino una “sobredosis” de oxígeno al tener esta molécula tres átomos, uno más de cómo se presenta éste elemento. Los umbrales establecidos son:

-  Umbral de protección a la salud (120 microgramos / m3 de aire. Media 8 horas).
-  Umbral de aviso a la población ( 180 microgramos / m3 de aire. En una hora).
-  Umbral de alerta a la población ( 240 microgramos / m3 de aire. En una hora).

La Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha gestiona 8 estaciones de medición de diversos contaminantes, entre ellos el ozono troposférico, en los siguientes municipios:

Toledo, Azuqueca de Henares, Guadalajara, Albacete y Puertollano (4 estaciones).

La Consejería de Medio Ambiente, como responsable en la gestión y control de la calidad del aire en la región está obligada a informar cuándo se rebasa el umbral de aviso y el de alerta. En lo transcurrido de 2005 sólo en Puertollano se han rebasado estos umbrales, pero el umbral de protección a la salud se supera con frecuencia en todas ellas.

El balance del verano nos dirá cuál ha sido la calidad del aire habida en la región, pero todos los precedentes así como los indicios que conocemos nos llevan a diagnosticar un mal ambiente con clara repercusión negativa para la población.

Toledo, por su ubicación y proximidad a la Comunidad de Madrid, al igual que Azuqueca y Guadalajara, sufren la llegada de contaminantes emitidos en la región madrileña. En el caso de la localidades alcarreñas esta influencia se hace más evidente que en Toledo. Aunque tampoco hay que despreciar la contaminación que proviene de la creciente actividad industrial y de transporte que se produce en la zona norte de Toledo.

En la región madrileña se viene dando este fenómeno de superación continuada de ozono en la mayor parte delas 17 estaciones de la red autonómica. Por su peculiar situación, dentro de la geografía toledana, conviene analizar el caso de Aranjuez, cuya estación suele ser noticia al superar el umbral de aviso por lo que puede deducirse que las localidades de su entorno (tanto madrileñas como toledanas) pueden estar rebasando estos límites. El asunto crucial es que no pueden constatarse estas suposiciones por falta de mediciones.

Ecologistas en Acción considera necesario poder disponer de información de esta zona del norte toledano limítrofe con Madrid y de esta forma poder tener un diagnóstico oportuno, del que se carece en la actualidad por lo que la Consejería de Medio Ambiente debería actuar para conocer la situación mediante estaciones móviles o captadores pasivos.

La población ha de conocer que el ozono troposférico daña la salud a partir de ciertos niveles, y que estos niveles se registran en Toledo. Por ello las administraciones han de desarrollar planes y campañas de información para la prevención de daños. La Consejería de Medio Ambiente, en particular, tiene que hacer los deberes. Esto supone que ha de conocer fenómenos asociados con la presencia de este contaminantes, tales como los ingresos hospitalarios por crisis de asma y respiratorias en general, en colaboración con la Consejería de Salud. En definitiva no cruzarse de brazo ante este creciente fenómeno.

La ola de calor actual se agrava con la presencia del ozono troposférico que supone un malestar añadido nada despreciable (dolor de cabeza, sequedad en las vías respiratorias, cansancio no explicable, etc.). También, dado el carácter vasoconstrictor del ozono, puede ser causa de episodios vasculares cerebrales. Estas apreciaciones fueron expresadas por ilustres ponentes en el VIII Congreso de Sanidad Ambiental, celebrado en nuestra ciudad la semana pasada. La Organización Mundial de la Salud lo viene manifestando desde hace tiempo.

Ecologistas en Acción considera que el insostenible modelo actual de movilidad y producción no hará sino agravar esta situación. Por ello es preciso adoptar medidas de racionalidad de ahorro y de eficiencia energética en estos campos. La coordinación de planes de actuación con la Comunidad de Madrid es obligada ya que de aquí proviene en gran medida la contaminación de Toledo. Ningún plan local ni regional aislados serían efectivos ante un problema que no conoce límites ni fronteras.




Visitantes conectados: 373