Guadalajara multiplica por 15 la superficie quemada

Ecologistas en Acción de Guadalajara considera un desastre ambiental estas cifras y pide a la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha que se replantee su política en prevención y extinción de incendios forestales, dándole máxima prioridad, frente a los recortes.

Mientras que la media nacional de hectáreas quemadas se triplica con respecto al mismo periodo del año anterior, en Guadalajara se multiplica por 15. Ecologistas en Acción de Guadalajara pide a la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha que reflexione con los datos de superficie quemada desde el 1 de enero al 31 de agosto de 2012, con respecto al año anterior en el mismo periodo.

Ecologistas en Acción de Guadalajara ha tenido conocimiento de los datos de superficie quemada en la provincia de Guadalajara entre el 1 de enero y el 31 de agosto de 2012, así como el mismo periodo del año 2011. Los datos hablan por si solos: de 282 hectáreas quemadas durante todo ese periodo del 2011, hemos pasado a 4330 hectáreas en el 2012.

De 159 incendios declarados en 2011, de los cuales el 90 % fueron conatos (incendios de hasta 1 hectárea), hemos pasado a los 337 incendios declarados en 2012, siendo el porcentaje de conatos del 78 %. Esto quiere decir que se ha tardado más en llegar a mitigar el fuego en los primeros momentos, reproduciéndose incendios de otra magnitud, llegando este año 2012 a padecer en la provincia de Guadalajara dos grandes incendios forestales (más de 500 hectáreas calcinadas); el de Chequilla, afectando al Parque Natural Alto Tajo, y el de Uceda, afectando también a otros espacios naturales protegidos.

Comenzó la temporada de alto riesgo de incendios con la advertencia de la Agencia Estatal de Meteorología de que este verano sería uno de los más secos de las últimas décadas. Advertencia que debería de haber puesto sobre las cuerdas a los responsables regionales en prevención y extinción de incendios, previendo un verano duro, que debiera haber sido objeto de un esfuerzo mayor en recursos humanos, materiales y móviles. Pero la temporada comenzaba a su vez, en el ámbito regional, con la empresa GEACAM inmersa en un ERE, con despidos de más de 300 trabajadores dedicados a prevención y extinción.

A estos datos se pueden sumar otros 680 trabajadores que serán despedidos, incluso antes de acabar la temporada, el próximo 30 de septiembre.

Asimismo se comenzaba el 1 de junio con una reducción en medios aéreos y terrestres, de en torno al 40-50%. Es decir, no solo se puede echar la culpa a las condiciones climatológicas especialmente cálidas de este verano. Si no también debemos de tener en cuenta de que a sabiendas de estas condiciones, Castilla-La Mancha reducía el presupuesto en más de 100 millones de euros, al igual que la mayoría de las Comunidades Autónomas de este país, lo cual nos puede hacer entender el verano tan dramático que hemos sufrido.

Por todo ello, Ecologistas en Acción de Guadalajara insta a la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha que se replantee su política en prevención y extinción de incendios forestales, dándole máxima prioridad, frente a los recortes, como durante años ha estado solicitando al anterior equipo de Gobierno regional.