Vertidos de aguas fecales sin depurar en el entorno de Fuencaliente

Ecologistas en Acción del Valle de Alcudia denuncia vertidos de aguas fecales sin depurar en el Arroyo de Parra y en el río Egeño, procedentes de la localidad de Fuencaliente.

Miembros de esta Asociación han comprobado “in situ” el vertido de aguas fecales sin depurar procedentes de la localidad de Fuencaliente. Estos vertidos se localizan en el Arroyo de la Parra y en el Río del Egeño. En el primer caso parece que su origen se encuentra en la avería de una bomba que debía reconducir los vertidos hacia la depuradora y que lleva unos 13 años sin ser reparada, por lo que estas aguas fecales vierten directamente en el citado Arroyo de la Parra, contaminando no sólo el cauce, sino el acuífero y pozos de agua cercanos, en alguno de los cuales la analítica ha demostrado que sus aguas no son aptas para el consumo.

En cuanto al Río del Egeño, hemos comprobado la existencia de varios puntos de vertido de aguas fecales que van a parar directamente al río sin pasar por la depuradora, dejándolo con unos pequeños charcos de agua negruzca y maloliente.

Ecologistas en Acción ha presentado denuncia ante la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir y ha solicitado del SEPRONA de la Guardia Civil la toma de muestras en los puntos de vertido y pozos colindantes para su análisis por el órgano correspondiente.

Asimismo, tenemos constancia de que estos hechos son conocidos por el Ayuntamiento de la Fuencaliente desde hace varios años, sin que hasta el momento se haya visto ninguna actuación del mismo tendente a solucionar el grave problema de salud pública y afección medioambiental. Hechos que chocan frontalmente con la reciente declaración de Espacio Natural Protegido para el Valle de Alcudia y Sierra Madrona; vertidos que son totalmente inadmisibles e ilegales en cualquier zona del país, lo son mucho más en el interior de un Parque Natural.

Esta Asociación ha pedido la inmediata paralización de los vertidos, la limpieza de los cauces y la apertura de expediente sancionador a los responsables.

Estos hechos ponen también en evidencia el descontrol por parte del Gobierno Regional, como institución responsable de la gestión del Parque Natural Valle de Alcudia y Sierra Madrona.