La EPA mantiene su posición sobre los riesgos del fracking

Según ha tenido conocimiento Ecologistas en Acción, la Agencia de Protección del Medio Ambiente de EE UU (EPA, por sus siglas en inglés) ha confirmado que los resultados obtenidos en las nuevas pruebas de las aguas subterráneas en las proximidades de Pavillion (Wyoming), son similares a los publicados el año pasado, cuando planteó que los componentes químicos del agua estaban relacionados con el fracking.

El argumento de la EPA fue rechazado por la sociedad Encana, la compañía de gas natural que opera en la zona, que dijo que la EPA seguía ofreciendo una interpretación errónea de los resultados.

Los nuevos hallazgos fueron publicados por el Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés), quien realizó pruebas en uno de los dos pozos de control perforados por la EPA, después de que, hace unos años, los vecinos de Pavillion mostraran su preocupación, debido al olor y al sabor de sus aguas.

Investigation of Ground Contamination near Pavillion, Wyoming

Los nuevos hallazgos aparecen tras la publicación de un
borrador de informe por parte de la EPA el pasado diciembre, diciendo que se
habían encontrado químicos en ambos pozos que parecían provenir de la
fractura hidráulica, o fracking, Los críticos acusaron a la EPA de sacar
conclusiones precipitadas antes de solicitar la opinión de expertos
externos.

Estos datos refuerzan las denuncias de Ecologistas en Acción, sobre los
riesgos que esta técnica conlleva para las reservas de agua potable, técnica
que debería estar regulada de una manera más estricta, o como hemos pedido reiteradamente, simplemente prohibida.

De todas formas hay que tener en cuenta que la EPA ha destacado en repetidas ocasiones que las condiciones en Pavillion son diferentes a las de la mayor parte del país, ya que la fractura hidráulica se llevó a cabo en el acuífero de agua potable y por debajo de éste, y en las inmediaciones de los pozos que abastecen de agua potable.