Derroche de agua potable para el baldeo de calles

El derroche de agua potable para el baldeo de calles demuestra una vez más el desastre de la gestión privada del agua en El Puerto.

Mientras en la Universidad de Cádiz se inauguraba el VII Simposio sobre el Agua en Andalucía con el objetivo, según el político de turno, de “dar forma a una estrategia que haga que el agua como recurso público, principal, primordial y escaso, pueda tener un cauce adecuado", en El Puerto nos enterábamos que la empresa FCC responsable de la limpieza de calles está empleando diariamente unos 300.000 litros de agua potable porque la depuradora, de la que se encarga la misma empresa privada, no regenera las aguas residuales con los niveles mínimos exigidos para este uso, según el Real Decreto 1620/2007 (BOE, 2007) por el que se establece el régimen jurídico de la reutilización de las aguas depuradas. Es decir, como la depuradora no funciona y el agua que vierte no sirve para regar, pues utilizan agua potable, un recurso escaso que hay que ahorrar para épocas de sequía y escasez.

El agua dulce, que necesitamos para vivir, es sólo el 2,5% de todo el agua que existe en nuestro planeta. De este porcentaje de agua dulce el 80% está congelada y otra parte se encuentra en acuíferos de difícil acceso, por lo que sólo una mínima parte es agua potable.

La experiencia de años de sequía y las campañas informativas ecologistas han logrado que la ciudadanía disminuya el consumo doméstico de agua potable en un 15% en los últimos años, por lo que resulta escandaloso que desde el Ayuntamiento se permita este derroche por parte de la empresa concesionaria, y no se le exija a cambio de casi tres millones de euros anuales que reciben de las arcas públicas, la “eficiencia y tecnología” que requiere el tratamiento terciario de las aguas residuales para su utilización en riego y limpieza.

Ecologistas en Acción denuncia que el Ayuntamiento está derrochando nuestro dinero pagando a una empresa que derrocha el agua de tod@s, exige que se prohíba el baldeo y riego con agua potable y que se tomen las medidas necesarias para que la EDAR Las Galeras funcione de una vez, depure las aguas residuales y se reutilicen para baldeo de calles y riego de jardines y zonas agrícolas.