Campaña Un Andaluz, un Árbol 2012

Ficha de pedido Campaña “Un Andaluz, un Árbol” 2012

Ecologistas en Acción de Andalucía viene desarrollando la campaña “Un Andaluz, un Árbol” con la intención de facilitar la realización de las actividades en defensa del bosque autóctono andaluz que desde el movimiento asociativo andaluz se vienen realizando.

Además, se ha convertido en un apoyo a las iniciativas que ayuntamientos y centros escolares, en colaboración con asociaciones de vecin@s y AMPAS, vienen desarrollando mediante programas de educación ambiental centrados en la conservación de la naturaleza en general y del bosque en particular.

La campaña tiene un carácter marcadamente reivindicativo y propone como principal actividad la plantación participativa de árboles y arbustos autóctonos en zonas de propiedad pública como vías pecuarias, montes públicos y riberas, para reivindicar la efectiva protección de las áreas forestales y su recuperación, frente a las tradicionales amenazas de los desmotes para usos agrícolas y de plantaciones de árboles de rápido crecimiento y ante otras más recientes procedentes del descontrolado crecimiento urbanístico.

Ficha de pedido

Desde “Un Andaluz, un Árbol” mantenemos que los problemas de conservación que acarrean nuestros bosques están íntimamente relacionados con la crisis en las que se encuentra inmerso el medio rural, por tanto, sólo caben soluciones integrales que permitan el arraigo de los habitantes de nuestros pueblos y la conservación de las actividades que han demostrado su sostenibilidad, asegurando la calidad de vida y manteniendo el fuerte vínculo entre el ciudadano de las áreas rurales con su medio natural. Insistimos en que los principales problemas del medio rural proceden de la transformación del bosque del ámbito de lo colectivo a territorio forzado a sobreproducir, en una sucesión que ha supuesto su privatización, su transformación en cultivo forestal de especies como el eucalipto y últimamente su reconversión a zona agrícola y/o urbanizable o puesta al servicio de los intereses de la caza industrial.

En este contexto, los incendios forestales pasan de ser un fenómeno natural que ha modelado la vegetación dominante de nuestros bosques a ser la gran lacra del bosque mediterráneo andaluz, con una proliferación y virulencia muy por encima de la ocurrencia natural. Se siguen dando incendios de carácter intencionado, motivados por intereses especulativos de cambios de uso de los terrenos forestales. El Plan INFOCA, a pesar de las cuantiosas inversiones, no ataja la causa de la proliferación de incendios y el número de incendios aumenta cada año, con lo que más tarde o más temprano el gran incendio ocurre de forma irremediable.

La proliferación de viviendas en el campo de personas sin vinculación con las tareas agrícolas y forestales tradicionales está suponiendo una nueva amenaza para las zonas forestales que se materializa en el aumento de incendios y en que estos alcanzan también mayores proporciones debido a que la extinción se tiene que centrar en la protección de viviendas y vidas humanas. Si a esto se suman recortes de efectivos de vigilancia y extinción el escenario es la generación de grandes incendios con frentes múltiples que están provocando muertes de ciudadan@s y personal de extinción.

Desde “Un Andaluz, un Árbol” entendemos necesario un cambio sustancial en la Política Forestal de Andalucía que garantice la permanencia de los habitantes del medio rural mediante la conservación de las actividades económicas y ambientales de los montes, única fórmula capaz de disminuir el número de incendios y su virulencia.

El movimiento asociativo en Andalucía tiene que asumir el protagonismo en esta tarea en la que tanto nos va a todas y a todos, como elemento más dinámico de la sociedad y por su relación directa con la problemática ambiental y social más cercana.

Te invitamos a este cambio en las formas de entender las relaciones con la Naturaleza por un Mundo Rural Andaluz de Vida y Trabajo.