Denuncian vertidos de aguas fecales al litoral

Culminan la XIII Asamblea Provincial de Ecologistas en Acción de Cádiz y rememoran también el otro vertido, que ahora cumple su décimo aniversario, en las costas gallegas: el del Prestige.

Como acto reivindicativo de la XIII Asamblea Provincial de Ecologistas en Acción, reunidos este fin de semana en Sanlúcar de Barrameda, han denunciado con el despliegue de varias pancartas y banderolas, los vertidos continuados al litoral que se viene produciendo entre Bajo de Guía y Bonanza, a la altura del arroyo del Salto del Grillo. Dicho cauce natural en su tiempo, en la actualidad recoge las aguas fecales de las zonas de Santa Brígida y Miradama que sin ningún tipo de depuración alcanzan así el mar. Con un caudal medio calculado de unos 800 metros cúbicos al día, el equivalente a los residuos de unas 3.000 personas, contaminan todo un tramo de litoral de indudable valor paisajístico al encontrarse en la propia desembocadura y frente a Doñana.

Ecologistas en Acción que viene reiteradamente denunciando estos vertidos a la playa, no solamente aquí sino que también a las de la Calzada, donde únicamente cesan en el periodo estival, para no espantar al turismo; vuelve a exigir tanto al Ayuntamiento, principal responsable, como a la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, que tolera dichos vertidos, que se busquen soluciones urgentes para poner fin de una vez por toda, a ese foco de contaminación y delito ecológico continuado.

Actuando localmente quieren también recordar que en estos días se cumplen los diez años del episodio de contaminación del litoral más grave que ha ocurrido en las costas españoles: en concreto el desastre del Prestige. En aquella ocasión el vertido era de fuel que inundó las costas de “chapapote, aquí en Sanlúcar, más modestamente, se inundan de residuos humanos, pero ambos son episodios, salvando las magnitudes, de contaminación del litoral. Rinden así también homenaje a los cientos de gaditanos que junto a Ecologistas en Acción participaron en la limpieza de las costas gallegas y vuelven a entonar el “nunca máis” para acabar de una vez con los vertidos y la contaminación del litoral.

Primera resolución:

Resolución de la XIII Asamblea Provincial de Ecologistas en Acción de Cádiz en defensa del Estuario del Guadalquivir y exigiendo el abandono definitivo del proyecto de dragado de profundización.

Ecologistas en Acción de Cádiz en su XIII Asamblea anual crítica la situación en la que se encuentra actualmente todo el estuario del Guadalquivir, afectado según el estudio de la Comisión de Expertos, por una pérdida del caudal de agua dulce, desconexión de sus brazos con el cauce principal, pérdida de sus llanuras de inundación, elevada erosión de sus márgenes y una elevado aporte de sedimentos, pesticidas y otros contaminantes; se hace urgente una intervención coordinada de las distintas administraciones que puedan sacar del colapso ambiental a este río y devolverle su equilibrio ecológico. Además se debe de descartar definitivamente la posibilidad de su dragado de profundización que sigue empecinada en llevar adelante la Autoridad Portuaria de Sevilla y además con fondos europeos. Con dinero de la Unión Europea, atribuibles a fondos FEDER (Fondos Europeos de Desarrollo Regional), no se pueden sufragar obras que entran en contradicción con la política ambiental de la propia Unión Europea. y que de llevarse a cabo, incrementando su actual calado del canal de navegación en 1, 5 metros (pasándolo de los 6,5 metros actuales a 8 metros), y la anchura de dicho canal en 30 metros (de los 60 metros actuales a 90 metros), y tal como lo dictaminó la comisión de expertos que se creó al efecto, el estuario del Guadalquivir y los espacios naturales a él asociados (Doñana), se verían críticamente afectados.

Gran parte de los recursos pesqueros del Golfo de Cádiz, de los que viven directamente miles de personas dependen de su conservación. Lo mismo se puede decir del turismo, el patrimonio natural o la calidad ambiental de las ciudades ribereñas o del litoral de su área de influencia.

El Guadalquivir es un río demasiado valioso para que los andaluces nos podamos permitir su degradación definitiva.

Segunda resolución:

Resolución de la XIII Asamblea Provincial de Ecologistas en Acción de Cádiz para declarar los Navazos de Sanlúcar de Barrameda, como patrimonio agrícola y cultural.

Los navazos son huertos excavados en la arena cuyo origen se remonta al siglo XVI y que a finales del XIX se extendían por gran parte del litoral gaditano. Sus taludes de arena, “bardos”, protegen a los cultivos de los vientos, actúan como “paneles solares” calentando el navazo, y albergan una rica diversidad de flora y fauna (entre las que se cuenta de forma abundante el Camaleón común -Chamaeleo chamaeleon-). En el caso de los navazos de marea, el fondo del huerto dividido en cuatro partes, “cuartelás” se nivelaba con precisión para que, al ritmo de las mareas, el navazo se regase solo. Estos prodigios de arquitectura y agricultura tradicional, fruto de siglos de adaptación del manejo agrícola y las variedades locales al medio natural, casi han desaparecido y solo se conservan algunos en Sanlúcar de Barrameda la localidad donde mayor desarrollo alcanzaron.

A partir de los años 70 gran parte de los navazos se mecanizaron, se transformaron en invernaderos y su manejo tradicional fue sustituido por la agricultura química industrial. Los acuíferos litorales se sobreexplotaron y contaminaron. En las dos últimas décadas la especulación urbanística y el desprecio hacia estos agrosistemas tradicionales ha llevado a sepultar bajo el cemento a muchos de ellos convirtiéndolos en pisos, calles o aparcamientos.

Durante los últimos 15 años tanto la Asociación de Consumidores y Productores de Agricultura ecológica de Sanlúcar de Barrameda "La Borraja" como Ecologistas en Acción, hemos venido reivindicado, con escaso éxito, la protección de los navazos, solicitando su inclusión en los instrumentos de ordenación territorial Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) y el Plan de Ordenación Territorial (POT) y proponiendo fórmulas de uso como la de “huertos sociales”.

Hoy, de nuevo, hacemos una llamada urgente a la sociedad y a las administraciones para evitar que desaparezcan los últimos navazos y la cultura navacera a ellos asociada. Para ello consideramos necesario su declaración como patrimonio agrícola y cultural, y la ampliación de la zona de protección litoral en la franja entre Bajo de Guía y Bonanza, donde todavía se conservan algunos navazos de marea. Igualmente pedimos que se les de un uso social recuperando su manejo tradicional y ecológico.