Denegación de informar sobre la prórroga minera

El Defensor espera un informe del Consejero desde mayo de 2012.

LA CONSEJERÍA DE MEDIO AMBIENTE SE NIEGA A INFORMAR AL DEFENSOR DEL PUEBLO ANDALUZ EN RELACIÓN A LA PRÓRROGA MINERA DE SIERRA DE MORÓN

En mayo de 2012 el Defensor del Pueblo Andaluz inició la queja Q12/2235 a instancias de Ecologistas en Acción, en relación a la obligación que tiene la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente de someter a Autorización Ambiental Unificada (AAU) la prórroga solicitada por la empresa SIDEMOSA para seguir explotando la Sierra de Esparteros, en Morón de la Frontera, hasta el año 2042.

El Defensor reiteró su solicitud de informe en agosto de 2012, sin obtener igualmente respuesta, por lo que con fecha 22 de octubre se ha dirigido nuevamente al Consejero recordándole su deber de auxiliar al Defensor, con carácter preferente y urgente, en sus investigaciones e inspecciones, y advirtiendo de que en caso de no recibirse contestación a esta petición en el plazo máximo de diez días su falta de colaboración «podrá ser considerada por el Defensor del Pueblo como hostil y entorpecedora de sus funciones haciéndola pública de inmediato y destacando tal calificación en su informe anual o especial, en su caso, al Parlamento de Andalucía.

En febrero del año 2009, el Defensor del Pueblo Andaluz ya resolvió la queja 04/4714, iniciada también a instancias de Ecologistas en Acción en el año 2004 en relación a la explotación minera SIDEMOSA, por “insuficiencia de la Declaración de Impacto Ambiental”, por “insuficiencia del presupuesto de restauración”, y por los “daños paisajísticos” que estaba provocando la explotación.

La explotación minera SIDEMOSA siempre ha recibido un trato de favor por parte de los dirigentes del PSOE en la Junta de Andalucía y en el Ayuntamiento de Morón, y en contra incluso de una gran cantidad de informes técnicos medioambientales de la propia Consejería de Medio Ambiente, que ratifican los graves daños ambientales que lleva provocando la explotación minera, fundamentalmente desde el año 2000.

Este trato de favor lo realizó el ex alcalde socialista de Morón, José Párraga Mendoza, que facilitó la licencia municipal a la cantera SIDEMOSA en 1991 y que durante años le ha suministrado los explosivos mediante su empresa privada José Párraga S.L.

Por su parte, el falso e ilegal Plan de Restauración de SIDEMOSA, fue aprobado en 2002 por el entonces Delegado Provincial de Empleo y Desarrollo Tecnológico, Antonio Rivas Sánchez, a propuesta del Jefe de Servicio de Minas, José Antonio Vega González. Se da la circunstancia de que recientemente el Sr. Rivas ha sido condenado por un Juzgado de Sevilla como ideólogo de un delito de soborno a unos hosteleros de Sevilla, a los que solicitaron una comisión ilícita de 450.000 €, y el propio Sr. Vega, junto con el Jefe del Departamento de Minas, Juan Manuel Revilla Delgado y los dos últimos Delegados Provinciales socialistas de Innovación, Ciencia y Empresa, Francisco Álvaro Julio (actual presidente de INVERCARIA) y María José Martínez Perza, están siendo investigados por el Juzgado nº11 de Sevilla, desde enero de 2012, por posibles delitos de prevaricación y dejación de funciones en relación a la ejecución de ese Plan de Restauración de SIDEMOSA.

Esta investigación del Juzgado nº11 parte de la Fiscalía de Medio Ambiente, tras denuncia de Ecologistas en Acción, dado que entre los años 2007 y 2008, los servicios técnicos medioambientales de la Consejería de Medio Ambiente evaluaron sobre el terreno los efectos del Plan de Restauración de SIDEMOSA, y lo calificaron como “falsa restauración”, y constataron los daños ambientales irreversibles en la flora y fauna de importancia comunitaria y en el paisaje de la Sierra de Esparteros, provocados por el falso Plan. Tales son los daños que la Delegada de Medio Ambiente solicitó por escrito en febrero de 2007 la realización de un nuevo procedimiento de Evaluación de Impacto Ambiental (EIA) y en marzo de 2008, también por por escrito, la suspensión del falso Plan de Restauración. Los técnicos Vega y Revilla y los Delegados Provinciales Álvaro y Martínez Perza ignoraron completamente esos requerimientos de la Delegada Provincial. Y jamás se ha suspendido el falso Plan de Restauración, por lo que los daños ambientales han seguido aumentando.

La concesión minera de SIDEMOSA se otorgó en 1982, por lo que en este año va a cumplir su primer periodo de 30 años. En 1998 se aprobó su actual Proyecto de Explotación para el que nunca se realizó la obligada EIA prevista en el entonces vigente RDL 1302/1986 y en la Directiva Europea 85/337/CEE, a pesar de afectaba una superficie forestal de 28,8 Has y proyectaba una explotación de 12,6 millones de toneladas de piedra caliza.

En 2002, con 20 años de retraso respecto a lo establecido en el RD 2994/1982 sobre restauración de espacio natural afectado por actividades mineras, se aprueba el falso Plan de Restauración, que aumenta de manera fraudulenta la superficie de explotación hasta 42,4 Has, y hasta 35,5 millones de toneladas de piedra. Este falso Plan tampoco se sometió a ninguna EIA, incumpliendo la entonces vigente Ley 7/94 de Protección Ambiental, como se advirtió en un informe negativo firmado por el entonces Jefe de Servicio de Protección Ambiental, el Sr. Vega González. Poco después, el mismo Sr. Vega “cambió de opinión”, e informó favorablemente ese mismo Plan cuando se incorporó como Jefe de Servicio de Minas.

Igualmente, el entonces técnico del Servicio de Protección Ambiental, Salvador Camacho Lucena, informó negativamente el Plan junto al Sr. Vega, y luego, tras visitar la explotación minera junto a los propietarios de SIDEMOSA, también “cambio de opinión”, olvidándose del cumplimiento de la legislación ambiental.

Ahora SIDEMOSA ha presentado un denominado Proyecto de Explotación derivado del Plan de Restauración del año 2002, con el que pretende continuar hasta el año 2042, sin someterse a la preceptiva Autorización Ambiental Unificada (AAU) prevista en la Ley GICA. Y es evidente que un Proyecto de Explotación nunca puede derivarse de un Plan de Restauración, sino justamente lo contrario, los verdaderos Planes de Restauración deben servir para regenerar los espacios naturales afectados por una cantera. Esto supone un nuevo intento por parte de SIDEMOSA de burlarse de la legislación ambiental vigente.




Visitantes conectados: 277