La Universiada 2015 no se sostiene

Ecologistas en Acción pide que no se autoricen las obras previstas en la ragua para la Universiada.

El daño al Parque Nacional no compensa los hipotéticos beneficios que nos quieren vender y que no superan el más mínimo análisis crítico.

Se obvia totalmente los valores que han supuesto la declaración de Parque Nacional, Parque Natural, Reserva Mundial de la Biosfera, Lugar de Interés Comunitario, Zona de Especial Protección para las Aves y Zona de Especial Conservación, además de albergar diversas zonas incluidas en el Convenio RAMSAR para la conservación de los humedales.

Un Espacio de esta categoría no puede verse afectado por un evento de ínfima categoría, se mire por donde se mire.

La importancia de una Universiada de invierno se comprueba cuando en internet se pone esa palabra y resulta difícil encontrar información sobre estos eventos (salvo las últimas noticias en prensa de Granada anunciando a bombo y platillo el acontecimiento).

No pasa absolutamente nada si se renuncia a este acontecimiento.
La Universiada de Invierno de 2013 en la ciudad de Maribor ha sido cancelada por haber rechazado financiar este acontecimiento, con muy buen criterio, las autoridades estatales de Eslovenia.

La región italiana de Trentino acogerá finalmente la Universiada de Invierno de 2013, ya que Trentino tiene todos los escenarios adecuados y cuenta con gran experiencia en albergar deportes de invierno.

Respecto a los anunciados beneficios económicos podemos recordar que la crónica de El País sobre la Universiada de Jaca 1981 la tachó de fracaso total
http://elpais.com/diario/1981/03/06/deportes/352681213_850215.html
Y la Universiada de Jaca 1995 (nuestros gobernantes no escarmientan y después de una quieren otra) se valoraron en un coste económico de 10.000 millones de pesetas que fueron pagados por el gobierno autónomo de Aragón.

Los beneficios directos de las pruebas se pueden calcular según el estudio presentado donde aparece textualmente:

“La organización de un evento deportivo de máxima calidad e impacto mediático, como puede ser la Universiada en su edición del año 2015, convierte a la ciudad y su entorno en un referente presente y futuro, haciendo del acontecimiento una actividad de impulso al desarrollo económico de su área de influencia”.

Y después aclara: “se espera una asistencia a cada uno de los eventos de aproximadamente 800 espectadores”.

Es decir, un acontecimiento de “máximo nivel” que requiere una inversión económica millonaria y que causará un gran impacto ambiental en un Parque Nacional va a atraer menos personas que un partido de fútbol de regional.
No se entiende que estando de “recortes” ayuntamientos, Diputaciones y Universidad se despilfarre dinero público para montar un circo sin fundamento.
El daño ambiental está asegurado: más de 25.000 m2 de superficie serán removidos y se cambiarán de sitio 30.000 m3 de los diversos agujeros y movimientos de tierras.

Pistas
Deben ampliarse en dos metros de anchura

Podemos afirmar que estas actuaciones, sobre todo el ensanchamiento de gran parte de las pistas en dos metros a lo largo de todo su recorrido, se llevaría por delante las cunetas, lugar preferente para una gran cantidad de endemismos botánicos, lo que supone un atentado a la biodiversidad de un Parque Nacional cuyo mayor valor son sus plantas singulares.

No entendemos que aparezca en el estudio presentado la frase “Con carácter general, todas las instalaciones de la Universiada se proyectan sobre áreas sin un interés ecológico particular, de baja impactabilidad”. Entonces, ¿por qué están dentro de un Parque Nacional?

Bosques en La ragua

Y lo que ya clama al cielo es la idea de montar un sistema de innivación artificial para asegurar el uso de las pistas cuando se desee. Vaya por delante que no hay agua en la Ragua.

El caudal concedido por la Agencia Andaluza del Agua (AAA) daría para llenar un depósito para innivar una sola vez y ahí se acabaría el agua hasta la temporada que viene.

Ese agua sería sustraída de su cauce natural, un barranco lleno de endemismos que el Parque Nacional no puede obviar. La idea de traer el agua en camiones cuba cada vez que haya una prueba no se sostiene, ni ecológica ni económicamente.

Por todo lo expuesto y apelando al sentido común, pensamos que la mejor solución para este evento es copiar a Maribor, renunciar dignamente a estos juegos y dejar que otros lugares ya preparados lo lleven a cabo. Sabemos que es difícil de aceptar por la FISU, que por eso ha rebajado una vez tras otra sus exigencias a la organización de Granada 2015, pero sería lo más honrado de cara al deporte, a los contribuyentes y al Espacio Natural de Sierra Nevada.

Se echa en falta un estudio serio de viabilidad económica que intente justificar la actuación negativa en el Parque Nacional y la rentabilidad social de las instalaciones que se pretenden sean el legado de este evento.