Residuos agrícolas, una lacra que continúa

Ecologistas en Acción de Adra denuncia la impunidad existente en la agricultura en relación a los vertidos de residuos agrícolas que todavía se continúan realizando.

Una de las asignaturas pendientes de la agricultura intensiva bajo plástico de la provincia de Almería, además de otras, es qué hacer con los residuos agrícolas.

Solo en la comarca del Poniente de la provincia de Almería se genera al año entorno a los dos millones y medio de metros cúbicos (2´5 millones) de residuos agrícolas, solo se gestionan, y mal, una pequeña parte, que podría estar sobre los doscientas mil metros cúbicos (200.000), todavía quedan dos millones trescientas mil metros cúbicos (2.3 millones) sin gestionar. A esta cifra habría que sumarle más de 45.000 toneladas de residuos plásticos y 3 millones de envases.

La mayor parte de los residuos agrícolas se entierran o arden de forma incontrolada tanto en el campo como en las propias plantas de acopio. La gestión de residuos agrícolas al día de hoy es un absoluto fracaso.

Es lamentable ver por cualquier rincón de nuestra geografía, da igual el municipio, Níjar, Almería, Roquetas de Mar, El Ejido, La Mojonera, Berja, Dalías, Adra u otros, como al recorrer los cauces, ya sean pequeños o grandes, ramblas o el río, hay residuos agrícolas por doquier; estos espacios deberían ser nuestros mejores paisajes a cuidar pues muchos de ellos suelen estar asociados a pequeñas corrientes de agua formando auténticos oasis y al mismo tiempo son un potencial para el turismo rural y otro tipo de actividades económicas y sociales.

La solución es obvia, por un lado desarrollar una gestión e infraestructuras adecuadas que trabajen para que el volumen de residuos se Reduzca, se Reutilice o se Recicle, además de que se realice una inspección fiable del control de la actividad agrícola y de los residuos que genera, como ya ocurre con otras actividades económicas.

Ecologistas en Acción propone que como ocurre en los talleres de automoción y la actividad pesquera, entre otras, en la actividad agrícola se exija CERTIFICADOS DE RECOGIDA DE RESIDUOS. Estos certificados deberán ser obligatorios previamente para poder acceder a las ayudas públicas o poner su producto en el mercado, además de que sean sancionados aquellas explotaciones agrarias que no acrediten la retirada de residuos.

El territorio, el paisaje, los recursos naturales es un patrimonio de toda la ciudadanía y ningún sector económico puede hurtarlo, secuestrarlo o contaminarlo.

Se ha avanzado, pero no lo suficiente, se debe de luchar seriamente contra la impunidad ya sea del agricultor que vierte los residuos en cualquier lugar o contra los políticos incompetentes que no cumplen la obligación de resolver los problemas que desde hace mas de 40 años atenazan el principal pilar económico de nuestra provincia.

Ecologistas en Acción anima a los agricultores cumplidores con sus obligaciones y conscientes de esta realidad, a que impulsen y provoquen un cambio real en el actual modelo de gestión, para que se resuelvan estos problemas y otros, pues de ello depende la supervivencia de nuestra agricultura, y no decimos nada nuevo, solo hay que observar los datos y leer lo que dicen los expertos.

Las fotos han sido realizadas en la Rambla de la Alcazaba (Adra)