Piden alternativas al traslado del Mercado del Val al Poniente

El Juzgado deniega la suspensión cautelar de la obra por no haberse acordado formalmente por el Ayuntamiento y por el carácter temporal de la ubicación del Mercado en el parque.

Por Auto nº 147/2012, de 5 de diciembre, el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo nº 3 de Valladolid ha desestimado la petición realizada por Ecologistas en Acción y la Federación de Asociaciones Vecinales de Valladolid de que suspenda cautelarmente el traslado del Mercado del Val al Parque del Poniente, por entender que el Ayuntamiento de Valladolid no ha adoptado ningún acuerdo que formalmente autorice dicho traslado. Por otro lado, la Juez entiende que por el carácter temporal del traslado, en caso de resultar éste ilegal “se podría en todo caso reponer la situación”.

El Auto contrapone los intereses de los usuarios del Parque y del Mercado, al señalar que “es cierto que pudiera darse un posible conflicto de intereses entre los propios ciudadanos, que por un lado se verán privados del uso temporal del espacio libre central de la plaza pero que no afecta a zonas verdes ni a juegos infantiles, pero que por otro lado podrán seguir beneficiándose de la cercanía del propio mercado como servicio para los clientes que son los propios ciudadanos, en una zona muy próxima a su anterior ubicación, lo que además incide en el mantenimiento del comercio y de la actividad económica”.

Ecologistas en Acción y la Federación de Asociaciones Vecinales no comparten la primacía que la Juez parece otorgar a la actividad económica, en este caso comercial, sobre la función social de un parque público, reconocida como prevalente por la legislación urbanística estatal y autonómica, idea que llevada al extremo nos conduciría al “urbanismo” practicado en las dos décadas negras (años 60 y 70) de la especulación inmobiliaria en la ciudad, que tanto esfuerzo ha costado enmendar.

Ambas entidades consideran que el traslado de un mercado a un parque público emblemático de la ciudad como el Parque del Poniente es incompatible con su función y dañaría este espacio, partiendo el parque en dos e interfiriendo el uso de descanso y ocio propio del parque. Convertir por un tiempo indeterminado, al menos varios años, uno de los escasos parques públicos del centro de la ciudad en un mercado con 32 puestos comerciales y el consiguiente tránsito de mercancías y vehículos es un despropósito frente al cual Ecologistas en Acción y la Federación de Vecinos proponen alternativas más racionales como trasladar el mercado a la Plaza de Portugalete, que contó históricamente con una instalación de este tipo hasta los años 60 del siglo pasado o a la Plaza de San Miguel, ambas ubicadas en el entorno próximo del actual Mercado del Val.

Ecologistas en Acción y la Federación de Asociaciones Vecinales exigen que el Ayuntamiento justifique las alternativas barajadas a la edificación en un parque público, entre las que figuran aparte de las plazas citadas la calle Jorge Guillén, que fácilmente podría ser cerrada al tráfico para la instalación del mercado provisional, durante el tiempo que sea necesario.

Para evitar dañar el parque público, así como el dispendio de los 350.000 euros más IVA de todos que el Ayuntamiento pretende invertir en esta obra, Ecologistas en Acción y la Federación de Asociaciones Vecinales emplazan a Ayuntamiento y comerciantes a que rectifiquen la ubicación del mercado provisional, ajustando sus decisiones a la legalidad y el interés general. Todo ello sin entrar a valorar la viabilidad de la operación urbanística pretendida en el Mercado del Val.