Los valores ambientales pasto de las llamas en la Sierra Carbonera

Con una climatología de tipo mediterránea de gran influencia atlántica, un alto grado de humedad ambiental, temperaturas suaves y una variedad geológica que hacen de nuestra localidad un lugar donde se dan las condiciones idóneas para albergar gran biodiversidad vegetal.

Ya han pasado dos milenios desde que el clásico Estrabón escribiera aquello de que: “Una ardilla podía atravesar Hispania de norte a sur sin bajarse de los árboles”, sin embargo en los últimos 500 años, el territorio que en la actualidad conforma nuestra jurisdicción, ha sufrido una tremenda deforestación, ya que más del 60% de dicha superficie estaba cubierta por un espeso alcornocal. Imaginen poder retroceder en el tiempo todos estos años y observar Sierra Carbonera, Sierra del Arca, Pinar del Rey, la Alcaidesa, Miraflores, Los Chaparrales, Mojones Blancos, Borondo, Guadalquitón, Sierra Almenara y la zona de Sotogrande, cubiertas por este tipo de bosques, pues aunque parezca una quimera, fue realidad. Así lo atestigua tanto la documentación histórica como la vegetación degradada en dichas zonas.

En la actualidad se han catalogado más de 1.500 especies de plantas en nuestro Municipio aunque de forma muy relativa. De entre las familias vegetales que poseemos, son las orquídeas las más atractivas y a la vez las más inadvertidas. Con una antigüedad de unos 15 millones de años, son las de mayor éxito evolutivo, llegando a ocupar casi todos los ecosistemas y multiplicándose en nuevas especies y variedades para adaptarse a los cambios climáticos originados o provocados en la naturaleza. En España, se han llegado a clasificar unas 140 especies, de las que 24 se hallan en San Roque.

Las orquídeas Tropicales, que son la gran mayoría, viven de forma epifita sobre los troncos y ramas de los árboles, con sus raíces aéreas absorbiendo la humedad ambiental y los nutrientes.

Son precisamente éstas las que cultivadas y vendidas en floristerías se ofertan a un alto precio. Es de una de estas especies (Vanilla planifolia) de la que se obtiene el aromatizado conocido popularmente como la vainilla.

Sierra Carbonera, como su propio apelativo nos indica, fue el lugar de donde antaño los carboneros obtenían su materia prima, amén de las talas masivas que en el siglo XVI se realizaron para las construcciones navales.
Luego comenzaron las edificaciones de la nueva población con motivo de la pérdida de nuestra antigua plaza de Gibraltar, dando como resultado lo que hoy todos podemos observar. Las miles de años que la naturaleza invirtió en crear aquellos bosques, los hemos esquilmado en apenas unos siglos. En el pasado, fueron necesidades básicas de nuestra sociedad las que obligaron a roturar y adehesar muchos bosques. Sin embargo, en la actualidad, son otros los intereses que están dando al traste con los últimos reductos de alcornocal que nos quedan.

Muchos han sido los naturalistas que en el pasado hicieron de esta zona campo de estudio de nuestra flora. Clemente, Boissier, Kelaar, Pérez Lara, Wolley-Dod, Brinton Lee y Betty Moles-Worth dejaron constancia escrita de nuestra riqueza natural. Destacamos entre todos a Diana Brinton Lee, ya que fijó su residencia en nuestra Ciudad desde 1953 hasta 1982, año de su fallecimiento, en su finca “El Almendral”.

Nuestras orquídeas, en cambio, viven de forma terrestre y mimetizadas en el entorno.
Sus flores han adaptado la forma y olores de determinados insectos para conseguir engañarlos y hacer que éstos copulen con la flor, y de esta forma poder ser polinizadas.

Como una imagen vale más que mil palabras, con estas fotografías expuestas aqui, se puede comprobar la belleza de estos tesoros naturales.