Legalización de actividades hosteleras clandestinas en suelo protegido

La ley de Medidas Fiscales y Administrativas de la Comunidad de Madrid, que se debate mañana en la Asamblea, legalizará actividades hosteleras clandestinas en fincas rústicas protegidas, incluidos los espacios protegidos. Son decenas las fincas denunciadas que se verían favorecidas por esta nueva disposición. Se da así un paso más hacia el desmantelamiento de espacios protegidos como denuncia Ecologistas en Acción.

Este proyecto de ley, que es más conocido como ley de acompañamiento de los presupuestos y que previsiblemente se aprobará el próximo día 27, favorecerá a decenas de fincas denunciadas, buena parte vinculadas a la nobleza y al Partido Popular.

El artículo 8 de la disposición autoriza la celebración de actos sociales y eventos familiares de especial singularidad -es decir bodas, banquetes y fiestas- en las edificaciones habilitadas para ello ubicadas en suelo no urbanizable y de cualquier protección. Además, añade que esos usos se considerarán compatibles con las normas de protección establecidas en la legislación sectorial de la Comunidad de Madrid, es decir la normativa de protección, incluida la de los espacios protegidos. Todo ello se autoriza eludiendo cualquier forma de evaluación ambiental y dejando sin efecto la normativa urbanística y ambiental que prohíbe estas actividades en espacios protegidos y en terrenos de alto valor, como montes preservados, embalses y humedales, etc.

Actualmente existen alrededor de 40 fincas [1] que se investigaron por organizar este tipo de eventos sin licencia. Todas ellas se ubican en suelo protegido y en entornos de elevado valor ambiental, incluidos espacios protegidos y Red Natura 2000. Ocho de estas fincas cuentan con órdenes municipales de cese de actividad y nueve han sido precintadas por ilegales. Incluso la Fiscalía Provincial de Madrid investiga algunos casos. Por otra parte, la jurisdicción contencioso administrativa ha declarado que estas actividades son industriales de hostelería que exigen licencias y autorizaciones medioambientales.

Sin embargo el nuevo artículo vacía de contenido todas estas actuaciones y declara la impunidad de estas actividades independientemente del impacto que produzcan en el territorio.

La especial protección de los espacios en los que se ubican estas fincas rústicas es lo que constituye su atractivo y este tipo de actividades resulta incompatible con la conservación de sus valores. La celebración de este tipo de actos y eventos reúne a centenares de vehículos (coches y autobuses) y cientos de personas en cada día de los fines de semana de temporada, permitiendo la ambientación musical a altos niveles. Esto sucede en zonas protegidas por la presencia de habitats y/o fauna sensibles, incluyendo zonas de anidamiento. Además habilitar estas fincas para la realización de eventos requiere la construcción y/o asfaltado de caminos, construcción de plataformas de hormigón para instalar carpas, acometidas de luz, agua, red de saneamiento, recogida de residuos, etc. Por tanto, estas actividades realizadas de forma continuada resultan incompatibles con la protección de la fauna y de la flora del entorno y es un sarcasmo afirmar que son compatibles con la protección.

Ecologistas en Acción considera que, una vez más el Gobierno Regional, amparándose en la mayoría del Partido Popular, pretende favorecer de forma irresponsable a determinadas familias por encima del interés general de la protección del medio ambiente y en especial de los espacios protegidos.