La ciudadanía sigue activa contra el cementerio nuclear

En Cuenca se ha realizado una acción consistente en decorar los entornos navideños con una representación a escala del cementerio nuclear que se pretende instalar en Villar de Cañas, además de caceloradas en Motilla del Palancar, Alconchel de la Estrella y Cuenca, pidiendo un mundo rural vivo y libre de instalaciones nucleares. De esta manera, se pone en escena un elemento (el cementerio nuclear) que estará presente en nuestro paisaje rural como un elemento extraño y aberrante.

El cementerio nuclear le queda al belén de la Plaza de la Constitución como un tiro. De la misma manera, no encaja en nuestro paisaje rural. Es un auténtico sacrilegio para nuestra tierra y debemos empezar a ser conscientes, que este simbolismo (que posiblemente rechazarán los más apegados a las tradiciones) es muy real y se nos puede venir encima si no hacemos algo al respecto.

Durante este año desde la nefasta decisión del Consejo de Ministros, ENRESA y el Ayuntamiento de Villar de Cañas, se han esforzado en demostrar que el cementerio nuclear tendrá efectos positivos sobre la población. Pero los sucesivos anuncios se ha ido frustrando o se frustrarán en breve y no han hecho sino dar la razón a la Plataforma que siempre ha defendido que el cementerio nuclear no traerá desarrollo y empleo a la comarca, sino precisamente lo contrario.

Blog
Facebook