Es hora de que Parques Nacionales deje de gastar dinero público en cacerías

En Ecologistas en Acción ha producido indignación conocer a través de un artículo publicado hoy en el diario El País que el Organismo Autónomo de Parques Nacionales (OAPN) gastó en 2012 casi un millón de euros por el arrendamiento cinegético y por el suministro de perdices y pienso en la finca la Encomienda de Mudela (provincia de Ciudad Real). Escandaliza aún más saber que ese gasto viene siendo habitual y que en realidad tiene como finalidad disponer de una finca para la Jefatura del Estado, es decir, para que cace el Rey.

Pero lo que repugna en un momento en el que las restricciones presupuestas asfixian al OAPN y sirven de coartada para justificar la caza en los terrenos que gestiona, es que ese dinero ni siquiera sirvió en 2012 para que nadie cazara y que está prevista una prórroga para 2013 aún habiendo anunciado la Casa Real que Rey que éste ya no va a ir a cazar allí.

La gestión de los contratos, y en concreto el que beneficia a Patxi Garmendia a través de su empresa agrocinegética, debe ser investigada ¿Qué hacemos pagando a un amigo del Rey más de 350.000 euros anuales para que haga sueltas de perdices que encima no se cazan? Es más, ¿qué hacemos pagando desde los presupuestos generales del Estado un dineral para una práctica cinegética intensiva que es la antítesis del modelo de gestión sostenible que propugna la legislación?

Sin duda, es hora de terminar de una vez con el malgasto del dinero público que supone por parte de Parques Nacionales el disponer para unos privilegiados grandes extensiones de terreno para cazar. El Director de este organismo debe explicar porque gasta tantísimo dinero en promover la caza intensiva de perdices para que la disfrute un grupo de privilegiados encabezado por el Rey y entre los que seguramente se encuentra él mismo, dado que ha sido gestor de esta finca desde hace tiempo y reconoce su afición por la caza.

Ecologistas en Acción considera que el OAPN incumple sus funciones y malgasta dinero público a costa de no atender sus obligaciones principales en los Parques Nacionales al dedicarse a arrendar terrenos para que cace una casta de privilegiados.

Ecologistas en Acción exige que los arrendamientos, si se mantienen, sean exclusivamente con fines de conservación, pero que cesen de inmediato las repoblaciones de perdices y la gestión insostenible que ello comporta. También, que su Director dé cuenta de porqué se pagó en 2012 y se mantiene en 2013 un contrato con la empresa de Patxi Garmendia si es público y notorio que el Rey no ha cazado allí. Es más, cabe preguntar porque se ha beneficiado históricamente a esta empresa con contratos negociados sin publicidad si hay otras empresa que podían haber dado el mismo servicio y más barato.

Ecologistas en Acción de Castilla-La Mancha estudia en estos momentos acciones legales para que se asuman las responsabilidades que quepan en este caso tan escandaloso de gestión impropia de fondos públicos y para que el OAPN dedique el dinero a donde ha de dedicarlo y no a la caza.