Oposición al almacenamiento y transporte de gas en el subsuelo de Doñana

Se trata de una infraestructura industrial que debería estar vetada en el área de influencia del Espacio Protegido de Doñana.

La utilización del subsuelo del Parque Nacional de Doñana para el almacenamiento y transporte de gas natural, aceptada por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, pone en riesgo los ecosistemas de la zona y podría suponer una vulneración de la normativa vigente. Ecologistas en Acción rechaza el proyecto en el que prima el interés privado por encima del interés general como es la conservación de Doñana.

La Declaración de Impacto Ambiental publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE) respalda el proyecto de Petroleum Oil Gas-España, filial de Gas Natural FENOSA. El plan incluye la construcción de un gaseoducto de interconexión de más de 18.000 metros bajo el subsuelo del paraje del Saladillo al norte del arroyo de la Rocina. T.M. Almonte (Huelva).

Este paraje está incluido dentro del Plan de Ordenación Territorial de Ámbito de Doñana (POTAD). Está calificada como zona A, es decir, de máxima protección. El proyecto afecta a hábitats prioritarios que han sido declarados como Lugares de Interés Comunitario (LIC) de acuerdo a la directiva de la Unión Europea.

Juan Romero, representante de Ecologistas en Acción en el patronato del Parque Nacional de Doñana, considera que este proyecto es incompatible con la protección del paraje natural. Así lo hizo saber la organización en el encuentro de la Comisión Permanente de Doñana celebrada en noviembre de 2011. Ante la gravedad del asunto Ecologistas en Acción se plantea elevar una queja ante la Unión Europea.