Alegaciones a proyecto de invernadero en Aliaga

Alegaciones al proyecto de invernadero en Aliaga

Ecologistas en Acción de Teruel presenta alegaciones al proyecto de un invernadero para aprovechamiento del calor de la planta de cogeneración de Cinca Verde en Aliaga, solicitando que sea sometida a procedimiento de Evaluación del Impacto Ambiental previo tramite de información pública, por afectar a un área Lugar de Interés Comunitario.

Ha salido a información pública, para que el INAGA determine si requiere Evaluación del Impacto Ambiental, una novedosa actuación en la planta de de generación eléctrica por quema de gas, que la empresa Neolectra tiene en Aliaga.

Consiste en que para justificar ser una planta de cogeneración, por la que reciba cuantiosas subvenciones, así como la venta de la electricidad en régimen especial,con unas condiciones especiales por las que se ve favorecida en una economía de mercado respecto a otras empresas del sector eléctrico -cuyo coste es pagado por dinero público y por la factura del consumido-, va a instalar un macro-invernadero para producir 150 toneladas de tomate al año.

La historia de esta centra eléctrica es una sarta de desatinos en el uso sensato de los recursos y una gran eficiencia en recibir ayudas, suponemos que de la Unión Europea. Inicialmente estaba previsto realizar la instalación donde existía una antigua central eléctrica, donde al no llegar a acuerdos la promotora se entendió con el Ayuntamiento y fuero a colocar la industria en el cogollo natural de los Estrechos del río Guadalope, en unos terrenos de titularidad municipal, en medio de la mejor naturaleza de la provincia.

Hasta allí por carreteras estrechas y con curvas y luego por una pista asfaltada llegaban diariamente varios camiones cisternas de grandes dimensiones para llevar el combustible, gas licuado, mientras tanto hicieron piletas de piscifactoría en las que no se llegó a producir ningún pez para la venta, argumentaron no se cuantas toneladas de truchas y percas, luego sólo percas, luego esturiones y finalmente gas carbónico, pero sospechamos que se le certificaba como electricidad generada por cogeneración todos los vatios que producía.

Aquí hay gato encerrado, pues estas actividades no se realizan si no es con dinero público, que a nuestro juicio esta siendo malgastado y se podría emplear en otros proyectos que realmente fueran de interés social y generasen un desarrollo más o menos sostenible.Del propio gaseoducto construido para llevar el gas que consume –pagado con dinero público- únicamente se beneficia la citada empresa.

Ahora aunque ambientalmente dicen que la repercusión de poner un macro-invernadero de 12.000 m2 va a ser compatible con la naturaleza le rodea, nos crea incertidumbre la trayectoria de esta empresa, que en ningún momento ha cumplido con el contenido inicial de sus proyectos. Y pensamos, que como en el pasado, las presiones políticas sobre el órgano ambiental encargado de dictaminar si precisa Evaluación de Impacto Ambiental, van a condicionar su resolución. Recordemos que en su momento el INAGA dictamino la Autorización Ambiental Integrada como desfavorable, resolución que tuvo que modificar ante el acuerdo del Gobierno de Aragón en su contra, al resolver el recurso de alzada que elevo la empresa al respecto.