Manifiesto en el Dia del Arbol

Un año más, desde la Asociación Amigos de Matallana-Ecologistas en Acción, se conmemora el Dia del Arbol, en esta edición de 2013.

En este año, hemos dedicado una mención especial a un árbol emblemático, como fue el pino orqueto; verdadero monumento natural que finalmente fue aniquilado por las malas prácticas de los hombres y que recientemente ha sido recordado colocando un nuevo ejemplar de su especie en el lugar donde éste se hallaba.

Hoy en día, pretendemos llamar la atención de cuantos tienen responsabilidad en preservar la naturaleza para el disfrute de las generaciones futuras, que en sí, somos todos, pero en especial, de las autoridades locales, autonómicas y estatales, de las que requerimos una especial dedicación y entrega para que las zonas verdes y los árboles de nuestros pueblos no sean eliminados bajo pretexto del criterio y capricho del iluminado de turno.

Los árboles, nuestros árboles, nuestros bosques, representan la vida de aquellos bosques primitivos que dieron a nuestros antepasados la posibilidad de clarear el bosque original y cultivar la tierra y que hoy nos son tan necesarios para poder seguir respirando el oxígeno que necesitamos para la vida.

Por ello, desde este manifiesto hacemos un llamamiento a las conciencias de nuestros vecinos y de nuestros gobernantes para que el árbol sea considerado un ser con vida que con su sola existencia nos da parte de nuestra vida y que sin su existir la vida sería imposible en este mundo.

Por ello pedimos de nuestras autoridades locales que redacten y hagan cumplir una Ordenanza de Parques y Jardines que obligue a la conservación de las especies arbóreas de nuestro pueblo y que estas se cataloguen a través de un inventario de árboles y arbustos singulares de nuestro municipio, así como a que cualquier aclareo, corta ó desbroce cuente previamente con conocimiento y aprobación de los vecinos de la zona y los colectivos sociales integrados en el Consejo Local de Medio Ambiente.

La sociedad debe organizarse para al menos responder a las agresiones de desaprensivos que han hecho de su criterio personal moneda de Ley. Esos desaprensivos que nos han privado de la existencia de árboles singulares en nuestras calles y jardines, de cuya presencia y necesaria sombra echamos en falta.

Es de esperar que ésta llamada a la conciencia que hacemos hoy pueda ayudar al menos a sentar los principios para que nuestros árboles, como fuente de vida, sean respetados por todos.




Visitantes conectados: 198