El ATC Cospedal y López del Hierro

ENRESA, ha adjudicado uno de los trabajos de ingeniería para la construcción del cementerio nuclear a la empresa Iberinco, filial de Iberdrola, en la que trabaja D. Ignacio López del Hierro, quien es el marido de María Dolores de Cospedal. Se da, además, el hecho de que Cospedal consiguió poner en la presidencia de ENRESA a una persona de su confianza, D. Francisco Gil-Ortega, que fue alcalde de Ciudad Real. Ante estas circunstancias, la Plataforma Contra el Cementerio Nuclear en Cuenca quiere denunciar la coincidencia de intereses entre la Presidenta de Castilla-La Mancha y número 2 del PP con su marido, al traerse el Almacén Temporal Centralizado (ATC) a la región que preside.

Es más que una coincidencia, que el señor López del Hierro dejara la empresa Bami Newco en la que trabajaba, una empresa del sector de la construcción, para entrar en Iberinco, una ingeniería del sector eléctrico.

No está claro cual fue la secuencia de los hechos, puesto que se desarrollaron simultáneamente. Lo que es evidentemente descartable es que se trate de una mera coincidencia. De hecho, no es el primer intento de vincular a López del Hierro con el sector eléctrico, puesto que éste entró en la empresa de participación pública Red Eléctrica de España en marzo de 2012, pero tuvo que salir inmediatamente ante el malestar de Rajoy

Además, López Hierro no es un mero empleado de Iberinco, sino que entró de inmediato en su Consejo de Administración. Cabe preguntarse qué podía ofrecer López del Hierro a Iberinco, dado su absoluto desconocimiento del sector eléctrico. Pero además, López del Hierro lleva una carrera meteórica en Iberinco, pues pasa en solo 8 meses de consejero a miembro de la Comisión Ejecutiva. Es también evidente el conflicto de interés que se da cuando la empresa Iberinco opta a los trabajos de ingeniería del ATC, con López Hierro como alto ejecutivo, teniendo en cuenta que Cospedal es quien ha tomado las decisiones políticas para controlar su construcción. Hay que tener en cuenta que Iberinco ha conseguido una licitación de ingeniería para una obra presupuestada en unos 1.000 millones de Euros, como es el cementerio nuclear, en el momento en que los grandes contratos en este país son escasos.

El caso Bárcenas y otros similares, arrojan sospechas razonables sobre las suculentas comisiones cobradas por cargos políticos a cambio de adjudicación de obra pública. Es obvio, por tanto, que las empresas adjudicatarias están verdaderamente interesadas en tener en su nómina personas estrechamente vinculadas a políticos relevantes.

Para la Plataforma anti-ATC, en la que participa Ecologistas en Acción, se trata de un caso de extrema gravedad, puesto que pone de manifiesto que para la pareja López del Hierro-Cospedal, el cementerio nuclear se ha convertido en una fuente de ingresos para su lucro personal.

Los castellanomanchegos y los ciudadanos de nuestro país no debemos soportar esta infamia. No se debe permitir poner en riesgo nuestra salud, nuestra naturaleza, nuestros medios de vida y nuestro futuro económico, con el motivo de mantener el negocio nuclear y de facilitar el lucro personal de personas como Cospedal y su Marido.

En su discurso de investidura Cospedal afirmó que su Gobierno sería "Un Gobierno que se ocupe, se preocupe y resuelva los problemas reales de los ciudadanos". Pero los hechos ponen de manifiesto que con el cementerio nuclear hace justo lo contrario: anteponer sus intereses personales, su patrimonio, sus negocios y los de su marido a costa del sufrimiento y el riesgo para buena parte de sus ciudadanos.

Por eso, y dado que Cospedal se empeña en denunciar a todos los que se ponen de manifiesto sus manejos (es el caso de la denuncia contra Greenpeace que pertenece a la Plataforma y para más inri con medios públicos); La Plataforma está estudiando, con sus servicios jurídicos, acudir a los tribunales contra Cospedal por un presunto delito de tráfico de influencias. Así pues, es la Plataforma la que defiende los intereses de la ciudadanía de Castilla-La Mancha, cosa que no hace la Presidenta. Asimismo, se está estudiando la interferencia que estos hechos pudieran tener sobre el procedimiento abierto en El Supremo (ante las denuncias de varias organizaciones de la Plataforma) contra la decisión del Consejo de Ministros de designar a Villar de Cañas (Cuenca) para albergar el Cementerio Nuclear.

Independientemente de que los argumentos jurídicos, es evidente que estos hechos tienen importantes repercusiones políticas. Es evidente la responsabilidad política de Doña María Dolores de Cospedal en los hechos que aquí se denuncian. Por tanto, la Plataforma pide públicamente la dimisión de María Dolores de Cospedal como presidenta de Castilla-La Mancha.