El proyecto de autovía desde Segovia a la N-I debe ser descartado

La creación de una nueva autovía entre Segovia y la N-I siguiendo el trazado de la carretera N-110, por el pie de la Sierra de Guadarrama, constituye un auténtico sinsentido social y ambiental. Sin embargo, el proyecto ha sido incluido en el Plan de Infraestructuras y Transporte 2012-2024, elaborado el pasado año por el Ministerio de Fomento.

Ecologistas en Acción de Segovia se ha dirigido a los secretarios Generales del Partido Popular de Segovia, Francisco Vázquez, y del Partido Socialista, Juan Luis Gordo, para exigirles una rectificación de su posición respecto a este proyecto.

Antecedentes

En los meses previos a las elecciones generales de 2008 los dos partidos mayoritarios en Segovia, PSOE y PP, firmaron el denominado “pacto por Segovia”, que era esencialmente un abultado catálogo de grandes obras públicas, muchas de ellas tan costosas como innecesarias. La construcción de una nueva autovía entre Segovia y la N-I por el pie de la Sierra de Guadarrama, era una de las propuestas estrella del pacto que, con el paso del tiempo, pareció destinado a engrosar el listado de proyectos descabellados destinados al olvido.

Incomprensiblemente, el proyecto se mantiene

Sin embargo el desdoblamiento de la N-110 ha sido incluido en el nuevo Plan de Infraestructuras del Ministerio de Fomento, hecho que suscita una profunda perplejidad. Creemos que, a estas alturas, quedan pocas dudas de lo desacertado de la política de infraestructuras seguida por los dos partidos políticos mayoritarios a lo largo de las últimas legislaturas en el conjunto del país, desacierto del que no se ha librado la provincia de Segovia.

A día de hoy resulta evidente que durante años se han planificado y ejecutado obras multimillonarias, escasamente necesarias, cuyos principales beneficiarios han sido las grandes empresas constructoras. En la actualidad, España es el país europeo con más kilómetros de autovías y de autopistas, con más kilómetros de alta velocidad y con más aeropuertos sin servicio de Europa, y al mismo tiempo, somos récord en problemas económicos y en desempleo. Esta triste realidad ha sido posible gracias a la colaboración de políticos locales faltos de ideas prácticas y de sentido de la realidad que se han dedicado a proponer y justificar proyectos de grandes obras que los ciudadanos no sólo no necesitamos, sino que han sido responsables de daños ambientales y paisajísticos, y también económicos y sociales.

Porque no debe ignorarse que este catastrófico abuso de las obras públicas ahora es en parte responsable de la creciente deuda pública, utilizada para justificar recortes en materias realmente esenciales como educación, sanidad o servicios sociales. Sin embargo, este hecho, evidente para muchos ciudadanos y ciudadanas, no ha sido aún públicamente reconocido por los grandes partidos. Ni se ha producido la necesaria rectificación pública en sus propuestas y posiciones.

Un proyecto innecesario, despilfarrador e incompatible con la conservación del piedemonte serrano

La autovía Segovia – N-I es un proyecto es innecesario, porque no responde a necesidades reales: ni los datos sobre intensidad circulatoria en el tramo afectado de la N-110 ni las previsiones de futuro justifican, siquiera remotamente, el desdoble de la actual carretera.

El proyecto carece de sentido económico para un país que se enfrenta a una enorme y creciente deuda pública y posee unos presupuestos que no logran atender adecuadamente las necesidades básicas en materia de sanidad, educación y servicios sociales.

El proyecto afecta a lo que, en la actualidad, es el sector mejor conservado del pie de monte de la Sierra de Guadarrama, con espacios de una elevada calidad ambiental y paisajística y poblaciones bien integradas en su entorno que, precisamente, hacen de ese atractivo una de las bases de su actividad económica, con actividades como el turismo rural o el ocio al aire libre. La construcción de la autovía conllevaría un deterioro irreparable e irreversible de ese valioso patrimonio.

El PP y el PSOE deben rectificar

Como ya hemos señalado previamente, los dos partidos mayoritarios en Segovia –PP y PSOE- han apoyado activamente este proyecto descabellado, en el marco de una política de infraestructuras faraónica y ajena a las necesidades reales de la provincia; política de la que, al menos formalmente, aún no se han distanciado. Por ello hacemos un llamamiento para que ambos partidos hagan un ejercicio de autocrítica y responsabilidad, seguramente incómodo, pero no menos necesario, y soliciten al Ministerio de Fomento el descarte definitivo del proyecto.