Piden la suspensión judicial del traslado del Mercado del Val al Parque del Poniente

El propio Servicio de Parques y Jardines considera que “el uso del parque se va a modificar considerablemente, al quedar dividido en dos zonas debido a la construcción del edificio”.

Ante el anuncio público efectuado por el Alcalde de Valladolid sobre el inicio inmediato del traslado del Mercado del Val al Parque del Poniente, al tiempo que rechaza las propuestas de esta asociación para evitar dicho traslado, Ecologistas en Acción ha solicitado la suspensión judicial de la licencia de obras y de la autorización de ocupación del parque otorgadas por el Ayuntamiento de Valladolid al Consorcio del Mercado del Val.

Los ecologistas entienden que la edificación de un parque público, aunque sea parcial y provisional, constituye una fragrante ilegalidad urbanística y un muy peligroso precedente para la preservación de las zonas verdes, que en nuestro país gozan de una tutela especial desde los años negros de la especulación urbanística en las décadas de 1960 y 1970. Edificar el Parque del Poniente devolvería a Valladolid a la senda de aquéllos años, o a las prácticas de la Marbella de Jesús Gil y Gil.

El propio Servicio municipal de Parques y Jardines entiende en su informe de 14 de febrero de 2013 que “el uso del parque se va a modificar considerablemente, al quedar dividido en dos zonas debido a la construcción del edificio”, si bien el mantenimiento de dos paseos laterales “va a permitir cierta permeabilidad”.

Dicho informe reseña “el riesgo que puede suponer para los usuarios del parque los momentos de carga y descarga de productos en el mercado”, eximiéndose este Servicio municipal “de los posibles riesgos y responsabilidades que deriven de dicho uso”. También señala que “sería conveniente que el inicio del montaje del edificio se realizará durante el periodo de menos actividad del parque, que iría de mediados de octubre a primeros de marzo”, lo que parece el Ayuntamiento no va a respetar.

De esta forma, los ecologistas entienden confirmada por el Servicio de Parques que el uso del mercado en absoluto es compatible con el régimen de protección y catalogación del Parque del Poniente, en contra de lo que concluye el informe de la Gerencia municipal de Urbanismo, ya que la edificación en su espacio central de una nave de 666 metros cuadrados de superficie y 5,10 metros de altura supone una clara interferencia con el uso recreativo del parque.

A mayores, el Centro de Movilidad Urbana señala en su informe de 14 de febrero de 2013 que la documentación proporcionada por el promotor “no contiene una análisis actual de la movilidad en la Plaza del Poniente que permita, con la descripción de los nuevos agentes y variables a incluir con la instalación del mercado provisional, vislumbrar o inferir la situación producida una vez puesto en funcionamiento el mercado”, por lo que las medidas y compromisos adquiridos “podrían ver reducida su eficiencia y poner en duda su eficacia”, concluyendo que “cabe la posibilidad de que pudieran resultar insuficientes en determinados periodos de tiempo o circunstancias”. Una vez más, la imposición política pasando por encima de la racionalidad técnica y la legalidad.

Ecologistas en Acción lamenta que el Ayuntamiento de Valladolid haya rechazado la propuesta de acometer las obras de rehabilitación del Mercado del Val en dos fases, tal y como se han rehabilitado los mercados de Poble Nou y Sarriá en Barcelona, el Mercado de la Ribera en Bilbao o el Mercado de Paterna en Valencia, lo que permitiría mantener activos los puestos en el propio mercado durante la ejecución de las obras, abaratando sustancialmente su coste y haciendo innecesario el traslado provisional del mercado al Parque del Poniente o a cualquier otro lugar.

Para los ecologistas, la supuesta imposibilidad material de suprimir el sótano previsto para un supermercado es una simple excusa, ya que los cuartos para instalaciones (frigorífica, térmica, geotérmica...) o servicios pueden ejecutarse perfectamente en la planta baja. Por otro lado, el propio Ayuntamiento se contradice al señalar que algunos de los mercados citados por esta asociación cuentan con sótano, lo que confirma que, incluso manteniendo esta opción, más cara y que se proyecta para habilitar con dinero público un supermercado, la ejecución sin traslado es posible.

Anteriormente, el Ayuntamiento también rechazó la posibilidad de ubicar el mercado provisional en otro lugar (los ecologistas propusieron la calle Jorge Guillén y las Plazas Mayor, de San Miguel y de Portugalete).

Finalmente, Ecologistas en Acción pondrá en conocimiento de la Fiscalía de Medio Ambiente de Valladolid cualquier actuación de edificación del Parque del Poniente o de cualquier otro parque público de la ciudad, donde sólo están permitidas pequeñas construcciones auxiliares del propio parque como quioscos, templetes, casetas de aperos o similares. Los ecologistas recuerdan que la Fiscalía mantiene abiertas unas Diligencias de Investigación Penal desde que el pasado 26 de octubre Ecologistas en Acción y la Federación de Asociaciones Vecinales de Valladolid pusieran en su conocimiento la intención municipal de trasladar el Mercado del Val al Parque del Poniente.