La Junta obliga a regenerar el arbolado con nidos de cigüeña que fue talado por error

El Servicio Territorial de Medio Ambiente de la Junta de CyL ha contestado a las reclamaciones hechas por vecinos y ecologistas obligando a la Junta Vecinal de Alija de la Ribera, propietaria de la parcela donde se produjo la corta, a regenerar el arbolado de acuerdo con lo establecido en el artículo 74.1 de la Ley de Montes de Castilla y León.

Es necesario señalar públicamente la responsabilidad subsidiara de la Junta de CyL en la rehabilitación de la alameda autóctona talada, dado que fue la que concedió indebidamente la autorización para que la corta se ejecutase, responsabilidad que contempla la misma Ley en su artículo 74.2 en caso de incumplimiento por parte del propietario.

Entendemos que la regeneración a que alude la Ley de Montes, se debe de hacer con las mismas especies que fueron taladas “por error”, es decir con vegetación de ribera, constituida en el estrato arbóreo por chopos autóctonos (Populus nigra L.), en modo alguno con chopos de repoblación, pues de lo que se trata es de paliar, en la medida de lo posible, la perdida del hábitat donde anidaba una importante colonia de cigüeña blanca y garza real. Además, cabe recordar que las choperas autóctonas -ya sea por talas ilegales o por contaminación genética con especies de chopo maderables- se están viendo reducidas de forma alarmante.

En el mismo escrito se nos informa que el asunto está siendo estudiado por el “Departamento de Asuntos Legales del Servicio Territorial de Medio Ambiente”. Confiamos que el estudio concluya con la apertura de los oportunos expedientes sancionadores ya que no cabe duda de que la empresa que realizó la corta lo hizo vulnerando la condición 10ª anexa a la autorización, según la cual quedaba prohibido “realizar ninguna intervención silvícola sobre árboles con nidos “.

Hay que añadir que, a día de hoy, los vecinos no han recibido respuesta alguna ni del Presidente, ni del Secretario de la Junta Vecinal de Alija, a los que se les requirió copia de la convocatoria y del acta del pleno en el que se acordó la corta, así como del contrato firmado con la empresa maderera. Por su parte el Alcalde de Villaturiel, al que también se le pidieron dichos documentos, ha contestado diciendo que “no constan en el Ayuntamiento”.

A la vista del deterioro y la sobreexplotación que sufre el río Bernesga a su paso por Alija de la Ribera, volvemos a insistir en la necesidad de recuperar el hábitat destruido. Efectivamente, esta localidad acumula actividades de gran impacto ambiental (gravera, escombrera, vertidos industriales,…) lo que ha hecho aún mas dolorosa la desaparición de la alameda autóctona donde anidaba la colonia de cigüeñas que, en medio de un entorno hostil, seguía siendo el mayor valor natural del pueblo.




Visitantes conectados: 754