¿Biblioteca o centro de reclutamiento?

En estos días una furgoneta del Ministerio de Guerra ha estado haciendo labores de reclutamiento al pie de la Biblioteca Municipal de Jerez, en la placita del Banco. Como pacifista, y también como empleado público que trabaja en el sector de la Cultura, veo este gesto del ejército como algo bastante poco elegante. Eso de venir a buscar jóvenes desempleados al pie de un lugar donde la labor principal que se intenta desarrollar es precisamente la construcción de una sociedad fundada en el diálogo y la defensa de los Derechos Humanos -objetivo ético profundo de toda biblioteca o centro educativo o cultural- me parece mal.

Todavía no he visto (en casi 30 años de servicio que llevo en el mismo edificio de la Biblioteca) ni una furgoneta del Mº de Trabajo informando a los jóvenes sobre ofertas de empleo o formación… ni una furgoneta del Mº de Educación informando sobre titulaciones, salidas profesionales alternativas, oportunidades de becas…

¿No es suficiente ya con habernos metido en todas las guerras (Irak, Afganistán, Libia, Malí…)?, ¿no es suficiente con una deuda de las Fuerzas Armadas de 26.000 millones de euros?, ¿no es suficiente con unos recortes presupuestarios que no afectan apenas en nada, comparativamente con el hachazo sufrido por otros ministerios, a “Defensa”?, ¿no es suficiente con el brutal aumento de la exportación española de armas para las guerras?, ¿no es suficiente con las bases, los submarinos nucleares, el escudo antimisiles...?

furgoneta de la Marina de Guerra aparcada al pie de la Biblioteca Mpal. de Jerez en 14/05/2013

A mí, que creo en la Cultura precisamente como alternativa consciente frente al recurso a las armas y el autoritarismo, no se me olvida el magisterio de Unamuno, quien en 12 de octubre de 1936, en el Paraninfo de la Universidad de Salamanca, se pronunció claramente frente a la guerra y las locuras de Millán Astray y los suyos. Es cierto que hay, afortunadamente, una enorme distancia entre una furgoneta de reclutamiento del Ejército a las puertas de una Biblioteca Pública en la España democrática de hoy y aquella impresionante escena de Unamuno frente al “viva la muerte” de los ganadores de la guerra… el caso es -y por eso traigo a colación la lección de Unamuno- que no deben olvidarse cuáles son los objetivos, esencialmente contrarios a la guerra, de la Educación y la Cultura.

Por Cristóbal Orellana (http:// noviolencia62.blogspot.com.es)




Visitantes conectados: 517