El Alcalde obstaculiza informar sobre el cementerio nuclear

José María Saiz prohibió la grabación del pleno del 23 de mayo por parte de Ecologistas en Acción, basándose en un argumento autoritario y desoyendo el acogimiento del cámara a los derechos fundamentales de la Constitución Española

Ecologistas en Acción defiende que el proceso de ubicación y gestión de los residuos nucleares de todo un país trasciende los límites de un municipio y es de interés para la ciudadanía en su conjunto. Los residuos han de llegar atravesando muchas poblaciones y cualquier incidente nuclear, afectaría mucho más allá de los límites municipales. Este argumento ha sido olvidado en el proceso de la ubicación del Cementerio Nuclear, que no ha contado con la población realmente afectada que merece ahora algo de luz sobre el proceso.

Para dar mayor difusión y claridad al proceso, Ecologistas en Acción, informó al Ayuntamiento de que grabaría y difundiría los plenos, pero este optó por prohibir la iniciativa. Sin entrar en la legalidad de esta prohibición cabe una cuestión que a nadie se le escapa ¿Qué puede tener que ocultar el consistorio de Villar de Cañas para no querer sacar sus plenos a la luz?

Esta incómoda pregunta queda planteada tras el pleno del 23 de Mayo del 2013 donde el Alcalde prohibió expresamente la grabación en vídeo del pleno municipal. El cámara reclamó su derecho fundamental a informar y el de los ciudadanos de ser informados, derechos reflejados en el Artículo 20 de la Constitución que dice textualmente “Se reconoce como derecho: Comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión”. Desoyendo la reclamación, José María Saíz se acogió a su autoridad como policía interna en los asuntos de los plenos municipales para ejecutar su prohibición.

Respecto a la grabación de vídeos de plenos, hay muchas sentencias favorables en municipios repartidos a lo largo del país en los que los ayuntamientos también pretendían ocultar lo que ocurría en sus plenos. La contundencia de esas sentencias hace suponer que el Ayuntamiento de Villar de Cañas se verá también obligado a admitir las cámaras en sus plenos.

Pero quizá lo más incómodo para el Ayuntamiento, sea responder a las siguientes cuestiones: los ayuntamientos que intentan ocultar sus plenos al público lo hacen por motivos oscuros ¿Cuáles son los del Ayuntamiento de Villar de Cañas? ¿Puede permitirse este oscurantismo sobre la gestión del material más peligroso e inestable conocido por la humanidad? Si, por el contrario, el proceso es limpio ¿Qué problema hay en difundirlo a la ciudadanía por cualquier medio? ¿Acaso puede plantearse que el proceso no es de interés para la ciudadanía?

Por si fuera poco, el Alcalde echó mano del supuesto derecho de autoridad policial para menoscabar los derechos fundamentales, no solo del informador presente en el pleno, sino también de los ciudadanos que merecen ser informados sobre un tema que afecta tan directamente a su salud y a su seguridad. Esta actitud podría costarle serios problemas ya que, habiendo sido informado de ese menoscabo de derechos, tanto por escrito como verbalmente, podría enfrentarse a importantes repercusiones legales.

Desde Ecologistas en Acción, confiamos en la rectificación del Ayuntamiento de Villar de Cañas y poder hacer pronto partícipe a la ciudadanía de los plenos en los que se trata la evolución del proceso del Cementerio Nuclear. Esperamos que en el Ayuntamiento se den cuenta de que una actitud obscurantista y autoritaria solo consigue sembrar dudas y sombras a un proceso que proclaman limpio y en que no debería haber nada que ocultar.