La destrucción del miniparaíso botánico de Coslada se internacionaliza

El pasado mes de febrero las organizaciones ARBA, la Asociación Ecologista del Jarama “El Soto”, Ecologistas en Acción y GRAMA, denunciaron la desaparición de trescientas cincuenta especies botánicas, algunas muy raras, de los terrenos del Centro de Transportes de Coslada. Recientemente el 17 de mayo, los terrenos volvieron a ser roturados eliminando las pocas plantas que habían rebrotado. Esta extinción masiva ha llegado hasta el VII Seminario Internacional de gestión y conservación de la Biodiversidad que estos días se celebra en Calabria (Italia)

Del 2 al 7 de junio se celebra, en Calabría, el VII Seminario Internacional de gestión y conservación de la Biodiversidad. En este evento se dan cita investigadores de todo el mundo. En este contexto el profesor de la Escuela de Ingeniería Forestal y del Medio Natural, Juan Manuel Martínez Labarga [1] ha presentado la actuación que ha llevado a la extinción masiva de 350 especies botánicas, algunas de ellas muy raras, en los terrenos del Centro de Transportes de Coslada.

Recordemos que la extinción se produjo al roturar una zona de diez hectáreas donde, desde el año 2005, se venía pidiendo su protección. La primera roturación fue detectada por las asociaciones ARBA, la Asociación Ecologista del Jarama “El Soto”, Ecologistas en Acción y GRAMA, el pasado mes de febrero. Pero el 17 de mayo, coincidiendo con el rebrote de varias plantas, los terrenos han vuelto a ser roturados. Todo apunta a que los trabajos se realizan de forma intencionada para eliminar todo rastro de biodiversidad y de su posible recuperación. Sobre los terrenos roturados aparece un cartel que indica que son propiedad del grupo farmacéutico Cofares.

El profesor Martínez Labarga, descubridor de buena parte de las especies eliminadas, en el Seminario Internacional de Calabria, ha expuesto esta situación dando a conocer lo sucedido. Ha tenido la deferencia de remitir su intervención a las organizaciones que han denunciado los hechos.

Por su parte, ni la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio ni el Ayuntamiento de Coslada, responden a la información que las organizaciones ARBA, la Asociación Ecologista del Jarama “El Soto”, Ecologistas en Acción y GRAMA, llevan solicitando desde hace meses respecto a los planes de la Comunidad de Madrid de conservación de las especies destruidas y sobre la autoría de las roturaciones.

Entre las principales especies eliminadas se encuentran: la mejor población mundial conocida de Cynara tournefortii (alcachofa silvestre), la única población conocida en el mediterráneo occidental de Triticum boeoticum (trigo silvestre precursor de los trigos domésticos actuales), la mejor población ibérica de Malvella sherardiana (pequeña malva), las únicas poblaciones madrileñas de entidad de Convolvulus humilis (pequeña correhuela), Geropogon hybridus (bella flor estrellada) y Teucrium spinosum (herbácea anual); así como las mejores poblaciones madrileñas de Klasea flavescens (pequeño cardo), Linaria caesia (herbácea de hermosas flores amarillas), Scolymus maculatus (pequeño cardo de flores amarillas), Astragalus scorpioides (leguminosa con frutos que recuerdan a la cola del escorpión), etc. Además, entre las especies de fauna está documentada la presencia del grillo de visera (Sciobia lusitanica), una especie incluida en el Catálogo de Especies Protegidas de la Comunidad de Madrid en la categoría "sensible a la alteración de su hábitat". Todo ello es prueba objetiva de la gran biodiversidad que allí se encontraba, unas 350 especies diferentes. Por ello, esta parcela se ha llegado a calificar como miniparaíso botánico de Coslada.