Los pinares de Bonanza no tienen ninguna protección

Montserrat Caputto, Delegada Municipal de Medio Ambiente, debería de dejarse de hacer declaraciones vacías, que no pretenden más que confundir a la opinión pública y tapar su inoperancia, y darse una vuelta por los alrededores de Sanlúcar. Así podría comprobar el grado de abandono en que se encuentra nuestro medio ambiente: vertidos de basuras y escombros por todos lados (desde que fuera elegida como delegada), falta de vigilancia, caos urbanísticos, usurpación ilegal de zonas verdes, hasta un largo etcétera. Tal situación llega a extremos inaguantables en nuestras zonas de mayor valor natural, ya sean los alrededores del P. Natural de Doñana, o en los propios Pinares de Bonanza. Dichos pinares, como tantas veces hemos denunciado, se encuentran totalmente desprotegidos, carecen de un plan de protección contra incendios; su cercado perimetral está roto, están invadidos por basuras y restos agrícolas de los campos adyacentes, lo que supone un riesgo de incendios muy elevado. Numerosas vaquerías, con toda impunidad, se asientan en el perímetro de los Pinares de la Dinamita y se extienden hacia su interior, talando y secando pinos constantemente. Son transitados por vehículos todos terrenos, MotoCross y Quads (motos de cuatro ruedas) que lo han tomado por verdaderas pistas de pruebas, destruyendo su vegetación y erosionando sus suelos. Por no hablar de las lagunas que se han formado allí tras las extracciones de arenas, y en la que se ha asentado una interesantísima avifauna, donde destacan aves como el calamón, la malvasía, la gallineta, los zampullines y hasta algún raro avetorrillo. Dichas lagunas, a pesar de su importancia, que ha merecido que sean incluidas en el Plan de Humedales de la Provincia de Cádiz, se encuentran, si cabe, más desprotegidas, con vertidos incontrolados sobre ellas de todo tipo de residuos agrícolas, incluyendo restos de envases con pesticidas. Recientemente incluso, con autorización municipal, se han talado arbolado de las orillas de una de ellas, porque al parecer dificultaba el paso de grandes camiones hacia las naves de una cooperativa, construida ilegalmente en las proximidades de Los Llanos.

Por eso nos parece una burla, que Montserrat Caputto, diga que está a la espera de que la administración autonómica le remita un proyecto para actuar en los pinares de Bonanza. Limpieza, vallado, señalización y mobiliario, que en parte de los pinares ya estaban y que han desaparecido ante la desidia de la Delegada Municipal. ¿Qué espera, que se lo repongan de nuevo con el dinero de todos los andaluces, para dejarlo, ante la nula vigilancia, desaparecer otra vez?

¿A qué recursos materiales y humanos se refiere la Delegada? ¿A un único guarda que a duras penas puede vigilar la Algaida? ¿A un único vehículo que ya no se usa para medio ambiente?...

Una Delegada de Medio Ambiente, que tiene el vertedero de basuras ilegal e incontrolado, mayor de la provincia, ubicado en la carretera de Trebujena, que ha permitido que todas las basuras tras la huelga se hayan depositado allí jugando con la salud de todos los sanluqueños y no hayan sido tratadas como la ley contempla. Si tuviera dignidad tendría que haber presentado ya su dimisión. No en vano, y corroborando esta denuncia de Ecologistas en Acción, la Consejería de Medio Ambiente ha vuelto a abrir expediente sancionador al Ayuntamiento de Sanlúcar, y van al menos tres, a lo que habría que sumar las denuncias vía judicial por delito ecológico que también tenemos presentadas.

Sanlúcar, Puerta de Doñana, como se vanaglorian en vender nuestros políticos, no se merece ni a la Delegada ni a la política medioambiental (nula), que desde el Ayuntamiento se desarrolla. Otros sectores sociales preocupados por el turismo, deberían también sumarse a estas denuncias y reclamar una Sanlúcar más limpia y con un entorno medioambiental más cuidado y protegido.




Visitantes conectados: 614