Una muerte anunciada y denunciada

Más de de 6000 peces y otra fauna asociada mueren en el río Guadiaro como conscuencia de la sobrexplotación del acuifero para riegos de campos de golf y regadios por encharcamiento.

Se trata de la crónica de una muerte anunciada y denunciada el lunes 25 de julio ante la Agencia Andaluza del Agua, que hizo caso omiso a nuestra denuncia.

La sobreexplotación del acuífero para la costa del sol, Sotogrande y regadíos, la saca de áridos permeables, el posterior relleno con áridos impermeables y la dejadez de la administración, han acabado con unos de los ríos más caudalosos de la costa mediterránea andaluza.