Nueva denuncia de obras de la CH del Segura en Albacete

Desde Ecologistas en Acción volvemos a denunciar, como ya lo hemos hecho en reiteradas ocasiones, el nuevo proyecto de actuaciones en la cuenca del Segura por valor de 1,5 millones de euros. Este proyecto se une a una serie de inversiones que se vienen realizando durante años y que han desembocado en la situación actual de la cuenca.

Nos parece lamentable que en estos momentos de difícil situación económica se estén destinando estas cantidades de dinero en obras sin sentido y que ocasionan más perjuicio que beneficio tanto al ecosistema como a las poblaciones ribereñas. Las mismas no han sido otra cosa que aperturas de pistas, en muchos casos sobre huertos tradicionales, destrozando el bosque de ribera y provocando que las subidas del río se llevaran todo por delante. En otras, bonitos puentes y otros elementos decorativos que están inservibles por falta de mantenimiento.

Sospechamos que el objetivo principal de estas obras que no es otro que cerrar bocas sobre las intenciones últimas de la Confederación que es poner en funcionamiento los famosos POZOS DE SEQUIA y que afectan a la mayor parte de los ayuntamientos a los que se destinan las obras, destinando inversiones innecesarias para que estos callen ante la tropelía de expoliarles los acuíferos existentes bajo sus pies y que son los que mantienen sus fuentes y manantiales, es decir la principal riqueza de los mismos. Prueba de ello es la consolidación de estos pozos en el PLAN HIDROLOGICO DE CUENCA.

Es curioso que no se potencie el facilitar a la población el mantenimiento de sus sistemas de regadío tradicional y sus técnicas de construcción de terrazas para huertos a lo largo de la ribera, mediante ayudas para el mantenimiento de estas técnicas, que no se contrate mano de obra local para cortar (que no arrancar de cepa) cañas y vegetación en algunos tramos de la ribera, para realizar limpiezas y mantenimiento de sistemas tradicionales de acequias, para potenciar en definitiva la vida en los pueblos y mantener ecosistemas vivos que han demostrado su eficacia a lo largo de siglos. El conocimiento desarrollado por estos habitantes es fruto de su convivencia con las variables de caudal del río y su mejor adaptación a lo largo del tiempo, causa de ello es el cálculo de altura en las terrazas, su adaptación a las curvas de nivel, que han hecho sobrevivir estas infraestructuras hasta la avenida principal que ha sido potenciada por las obras de la Confederación.

Es tal el caos de intervenciones (puentecitos, barbacoas, enlosado en la desembocadura de ramblas, retroexcavadoras por doquier) que los cálculos más optimistas rondan ya los 6 millones de euros. Todo ello, claro, con adjudicaciones a contratas sin que los pueblos realmente noten en economía y empleo los efectos positivos que en esta inyección de dinero cabría desear. No es extraño que la Confederación Hidrográfica del Segura figure como la confederación más corrupta entre todas las Confederaciones, que ya de por sí tienen un alto ránking entre todos los organismos, y que demuestran cualquier cosa menos reflexión y eficacia en el gasto de su al parecer saneado presupuesto.

Por todo ello solicitamos la paralización de estas obras en tanto y cuanto éstas no respeten los valores patrimoniales de estos ecosistemas, el principal objetivo de las mismas no sea el empleo de la población local y las actuaciones no vayan encaminadas a la conservación de los paisajes agrarios mediante actuaciones de bajo impacto ambiental y acorde con los usos tradicionales de los mismos.