La comisión marina sigue actuando en verano

El pasado viernes 29 de julio miembros del grupo marino Delphis de Ecologistas en Acción Cádiz nos trasladamos a la playa de Guadarranque en San Roque para acudir a un varamiento de delfín común (Delphinus delphis) vivo. El animal llegó sobre las 12 de la mañana con dificultad en la respiración y en la natación. En el melón tenía bastantes heridas al igual que en el pico, y también una gran cantidad de virus.

Estuvimos con el cetáceo en el mar hasta pasada las 17:00 horas sosteniéndolo, pues la flotabilidad no era del todo buena. Tras llegar miembros del CREMA (Centro de Recuperación de Especies Marinas Amenazadas) nos dispusimos a situarlo en la camilla para que fuese trasladado a Málaga donde se procedería a su recuperación, pero debido a su mal estado, el animal entró en estado de shock muriendo al poco tiempo.

El delfín común es el cetáceo más extendido y activo que se desplaza en grupos muy numerosos, entre 100 y 300 individuos, lo caracteriza un dibujo en forma de “reloj de arena” por debajo de la aleta dorsal. Las capturas accidentales en las redes de pesca suponen actualmente la mayor amenaza de esta especie, al igual que el tráfico marítimo, la contaminación y la caza.

En el mes de Julio “Delphis” ha acudido a un total de 12 varamientos de tortugas marinas y cetáceos entre los que se encuentra un rorcual aliblanco (Balaenoptera acutorostrata) el más pequeño de los rorcuales, encontrado en Barbate. Muestran una característica mancha blanca en la parte superior, de donde le viene el nombre. Viven en pequeños grupos de 2-3 individuos. Realizan también migraciones regulares y viajan a aguas tropicales en invierno y a las polares en verano. Los grupos viajan por sexo separados, migran primero los machos y luego las hembras; nadan cerca de la costa, aproximándose mucho a los barcos. Esta especie es habitual pero poco abundante en el Atlántico peninsular.