El Real Decreto de especies exóticas amenaza la biodiversidad

  • Ecologistas en Acción, SEO/BirdLife y WWF consideran que la supresión del Listado de especies exóticas con potencial invasor, que incluía un buen número de especies causantes de graves daños ambientales y socioeconómicos, es un retroceso sustancial respecto a la normativa actual
  • La permisividad con especies claramente invasoras como el visón americano, pone en serio peligro a especies autóctonas En Peligro de Extinción, como el desmán o el visón europeo

Ecologistas en Acción, SEO/BirdLife y WWF consideran inaceptable el retroceso en materia de protección de la biodiversidad llevado a cabo por el gobierno al aprobar en el Consejo de Ministros un Real Decreto que reduce la actividad preventiva ante las especies exóticas invasoras. El nuevo Real Decreto beneficia los intereses privados frente al patrimonio natural y a los intereses públicos, al no prohibir las actuaciones con especies como el visón americano o la trucha arco iris, pudiendo tener un coste futuro para el erario público de más 100 millones de euros en los próximos 10 años, sólo en gastos directos de erradicación..

En diciembre de 2011 entró en vigor el Real Decreto 1628/2011, de 14 de noviembre, por el que se regula el listado y catálogo español de especies exóticas invasoras, produciéndose un importante avance en la legislación medioambiental contra la lucha y la gestión de las especies exóticas invasoras, que actualmente suponen una de las mayores amenazas para la conservación de la biodiversidad. Se creó una Red de Alerta para la vigilancia de especies exóticas invasoras y se establecieron las líneas generales que marcarían las Estrategias de lucha contra las especies exóticas invasoras.

A pesar del avance logrado, pionero en Europa, el Real Decreto ha sido modificado sin tener en cuenta criterios científicos o conservacionistas. Por el contrario, si se han tenido en cuenta los criterios de la industria peletera, de grupos de presión con intereses en la explotación cinegética y piscícola de nuestros montes y ríos, así como de las empresas que comercian con multitud de especies exóticas de flora y fauna en nuestro país.

Desde los colectivos científicos, conservacionistas y ecologistas, se ha informado y advertido al Ministerio en numerosas ocasiones de las graves consecuencias ambientales, socioeconómicas y sanitarias que provocan muchas de las especies que no se han incluido en el nuevo Catálogo de Especies Exóticas Invasoras. Entre estas especies figura la trucha arcoiris (Oncorhynchus mykiss), incluida dentro del la lista de las 100 especies exóticas invasoras más dañinas del mundo, elaborada por el organismo internacional de expertos sobre invasiones biológicas de la UICN [1].

Industria peletera

Por otra parte, se permitirá el desembarco masivo de la industria peletera europea en España, permitiendo la apertura de granjas para la cría de visón americano en prácticamente todas las provincias españolas (excepto en la reducida área de distribución del visón europeo), mientras que cada vez más países europeos prohíben la instalación de estas granjas (Reino Unido, Austria, Holanda, Alemania). El visón americano, además de un feroz competidor de las especies autóctonas, es portador de distintas enfermedades, como la toxoplasmosis, la enteritis vírica, el botulismo C, la neumonía hemorrágica y el parvovirus de la Enfermedad Aleutiana que, además de afectar a especies nativas como el visón europeo y la nutria, pueden transmitirse a humanos y causarles la muerte, tal y como ha ocurrido ya en varios países.

El esfuerzo económico y humano realizado por algunas comunidades autónomas y por el propio Ministerio para salvar algunas de nuestras especies nativas más amenazadas (visón europeo, desmán o cangrejo de río autóctono) habrá sido en vano, a consecuencia de la aprobación de esta norma, que no limita muchas de las invasiones biológicas más graves, sino que da vía libre a la expansión de aquellas especies que generan beneficios económicos para algunos sectores, sin tener en cuenta las consecuencias ambientales y económicas futuras.

Tampoco se ha cumplido la prohibición sobre la venta de varias especies de galápagos exóticos en las tiendas de animales y de plantas exóticas en viveros comerciales, mientras que las administraciones autonómicas destinan fondos propios a su erradicación y se conceden fondos europeos tanto al Ministerio como a las comunidades autónomas para desarrollar programas de erradicación contra estas especies.

Las ONG ambientales denunciarán este Real Decreto a la Unión Europea y estudiarán la necesidad de recurrirlo ante la justicia para corregir algunas de sus graves lagunas.

Pese a que se ha perdido una clara ocasión para mantener y potenciar una normativa de vanguardia en la Unión Europea y supone un retroceso respecto al anterior texto, lo cierto es que este Real Decreto todavía permite establecer una base legal para hacer frente a este gravísimo problema de conservación. Por ello las ONG esperan que a partir de ahora los esfuerzos de las administraciones se centren en la aplicación de la norma y en elaborar estrategias para combatir este grave problema de forma eficaz y rigurosa, puesto que consideran que ya no existen excusas para no hacerlo.


agosto de 2017 :

julio de 2017 | septiembre de 2017



Visitantes conectados: 609