Se suspende el grupo de 800 MW en la térmica de Arcos

La suspensión del grupo de 800 megavatios de la Central Térmica de Gas en Arcos de la Frontera, una buena noticia.

La hibernación de la mitad de potencia eléctrica de la térmica de gas de ciclo combinado de Iberdrola en Arcos de la Frontera, viene a demostrar la burbuja energética que en los últimos años ha provocado la instalación de centrales térmicas muy por encima de las necesidades de la demanda de electricidad.

No tiene sentido que España cuente en la actualidad con más del doble de megavatios eléctricos de los que se consumen, sobrecapacidad resultado de la negativa a tener en cuenta el descenso en el consumo que ha acarreado la crisis económica y el auge imparable de las energías renovables, con la eólica y la solar a la cabeza. Esta situación, provocada por la ausencia de planificación energética de nuestro país y la sumisión a los dictados del oligopolio eléctrico (Endesa, Iberdrola, Unión FENOSA,…), está ocasionando que parques eólicos se vean obligados a parar su actividad para dejar entrar los kilovatios sucios de las centrales de carbón y gas, además de las nucleares.

Un despropósito que se ve agudizado por la reciente (contra)reforma energética y el Real Decreto que penaliza el autoconsumo basado en renovables y balance neto hasta extremos inconcebibles.

Ecologistas en Acción siempre ha mantenido que la térmica de gas de Arcos era innecesaria, contaminante y en una ubicación ilegal por la proximidad de núcleos habitados. Los tribunales vienen a dar la razón a otros colectivos, como el de Corvera en Asturias, que han rechazado térmicas de gas en la cercanía de sus domicilios. El tiempo viene a darnos la razón. Frente a la eficiencia de la termosolar vecina de San José del Valle, que ha generado trabajo sin contaminación asociada, la térmica de Iberdrola va a ser sometida a una grave reducción de puestos de trabajo dejando un pasivo ambiental que todos los gaditanos tendremos que soportar.

Hasta que no nos deshagamos de la pesada hipoteca que representa la sumisión a los combustibles fósiles y no democraticemos el acceso y el uso de la energía, los problemas económicos (subida del recibo eléctrico, déficit de tarifa) y ambientales (Cambio Climático, contaminación) no podrán tener solución. Solo la potenciación decidida de las energías renovables y el refuerzo del autoconsumo eléctrico pueden sacarnos del atolladero energético.




Visitantes conectados: 830