La Junta de Castilla y León aprueba la caza de 31 lobos en Palencia

Resolución de 22 de julio de 2013

En el Boletín de Castilla y León de 2 de agosto se publicaba la Resolución de 22 de julio de 2013, de la Dirección General del Medio Natural, por la que se aprueba el Plan de Aprovechamientos Comarcales de Lobo en los terrenos cinegéticos situados al norte del río Duero en Castilla y León, para la temporada 2013/14.

En la provincia de Palencia se ha asignado la caza de 31 ejemplares repartidos de la siguiente forma según la comarca: Cervera 15, Guardo 6, Aguilar 3, El Cerrato 2, Saldaña 2, Campos 2 y Boedo-Ojeda 1.

El reparto que se hace del aprovechamiento cinegético del lobo vemos que es desproporcionado y falto de rigor, donde a una sola comarca se le concede casi la mitad del cupo de toda la provincia. Sabiendo como maneja la Junta el tema del lobo y la importancia cinegética que le concede, no es descabellado pensar que los censos y las estimas de grupos familiares e individuos que los forman estén muy alejados de la realidad, lo que lleva a elaborar Planes de Aprovechamiento alejados de los criterios de conservación, atendiendo a las demandas del sector cinegético y no a las normativas europeas.

Se puede comprobar como la comarca de Cervera, que ocupa casi todo el Parque Natural vuelve a ser la más castigada por la decisión de matar 15 ejemplares en esta zona. Como viene ocurriendo de manera reiterada a la hora de otorgar estos cupos no se elaboran informes técnicos, rigurosos y serios. Es una cuestión de seguir una rutina ya marcada donde los criterios utilizados suelen ser las "reflexiones" de algunos celadores, agentes y cazadores.

Si revisamos el Plan de la temporada anterior en la Reserva Regional de Caza de Fuentes Carrionas donde se concedía un cupo para 11 ejemplares y se abatieron (legalmente) 6 lobos (54%), comprobamos que los criterios técnicos brillan por su ausencia y todo se basa en los daños ocasionados por la especie, y en la aversión que cierto personal de la Junta de Castilla y León tiene a la especie.

En la actualidad la Junta está realizando el Censo de Lobo en Castilla y León que finalizará este año. Confiamos que aporte rigurosidad y datos imparciales sobre la situación del lobo en la Comunidad y en nuestra provincia. El anterior censo disponible, de hace una década, solo fue una aproximación a la situación conteniendo un número y un intervalo de manadas y lobos por manadas que nada tiene que ver con la situación real, donde los técnicos y, sobre todo, los políticos ya se encargaron de “ampliar” el rango de manadas y lobos.

Confiamos en que este nuevo censo sea riguroso y que no se manipulen los datos de forma interesada por parte de los responsables finales.

Si bien es cierto que el lobo como especie depredadora ocasiona daños en la cabaña ganadera y que al ganadero que los sufre no le pueden parecer menores, si que estos daños en su conjunto suponen una cantidad baja en el dinero que desde la Junta se aporta para resarcir las pérdidas ocasionadas por el lobo. Volvemos a reclamar una mayor agilidad por parte de la administración en pagar los daños de las especies silvestres y una mayor implicación de los ganaderos en denunciar aquellos casos de "picaresca" que por desgracia se siguen produciendo.




Visitantes conectados: 2097