Empresas inexistentes y datos obsoletos en el aeródromo del Suroeste

El Plan Director del aeródromo del Suroeste, presentado en pleno verano, contiene errores, datos desactualizados e información incompleta. Está promovido por la empresa pública Aeropuertos de Madrid S.A que se disolvió en diciembre de 2011. Se basa en cifras obsoletas de tráfico aéreo de 2008, anteriores a la situación de crisis actual. No valora la incompatibilidad con infraestructuras similares existentes. Estima un coste de 232 millones de euros que no justifica y minimiza el impacto sobre el territorio, espacios protegidos y los núcleos de población más próximos. Ecologistas en Acción presentará alegaciones al plan, solicitando su retirada.

El próximo viernes 23 de agosto finaliza el plazo para presentar alegaciones al Plan Director del aeródromo del Suroeste. Esta nueva infraestructura se ubicaría entre los municipios de Navalcarnero y El Álamo y aglutinaría el tráfico aéreo no comercial que se distribuye entre Barajas, Torrejón de Ardoz y Cuatro Vientos. Aunque el proyecto nació en 2007 había quedado adormecido hasta la aparición en escena del complejo Eurovegas al que podría dar servicio.

Para reafirmar el proyecto, la Consejería de Transportes, Infraestructuras y Vivienda ha presentado, en pleno período estival, un documento carente de credibilidad, obsoleto y plagado de errores y deficiencias. Se trata del Plan Director del aeródromo del Suroeste, un documento redactado en 2010 con datos de 2008 que no ha sido actualizado y que incluye errores tan evidentes como mantener de promotor a la empresa pública Aeropuertos de Madrid S.A. Esta empresa creada por acuerdo del Consejo de Gobierno, en 2007 -para gestionar, administrar y explotar las infraestructuras aeroportuarias de titularidad de la Comunidad de Madrid- fue disuelta en diciembre de 2011. A pesar de ello el Plan Director considera a esta empresa como la promotora y la responsable de la futura gestión y explotación del aeródromo.

Otro error grave es la base argumental del documento. Tanto la necesidad de la nueva infraestructura como las prognosis del futuro tráfico aéreo se basan en datos de 2008. Nada que ver con la situación actual donde, desde el año 2009, el descenso en el tráfico aéreo, tanto comercial como no comercial es continuado (por ejemplo, el descenso del 13% en vuelos en Barajas en 2012 y un 21% en aviación general, en Cuatro Vientos en el mismo año).

El Plan Director tampoco tiene en cuenta la posible incompatibilidad con infraestructuras ya existentes como el aeródromo de Casarrubios del Monte que se sitúa entre esa localidad, en la provincia de Toledo, y el municipio de El Álamo. A tan sólo 2,5 kilómetros de distancia. Aunque el Gobierno regional lo niega, la realidad es que el espacio aéreo de ambos aeródromos se solaparía, lo que resultaría incompatible.

En relación al coste del nuevo aeródromo, una cuestión esencial, se despache con una lacónica frase que se limita a decir que se estima una inversión de 232 millones de euros, excluyendo el valor del suelo. El documento no incorpora ninguna memoria económica que justifique y desglose esta importante partida. Una cuantía muy sobredimensionada, teniendo en cuenta que la empresa que gestiona el aeródromo de Casarrubios del Monte ha presentado proyectos similares por importe de 30 millones de euros.

En relación al impacto ambiental, el Plan Director tampoco se esmera, minimiza la afección acústica sobre los núcleos urbanos más próximos, especialmente en las urbanizaciones Calypo (Navalcarnero) y Cotorredondo (Batres), así como sobre espacios protegidos como el Parque Regional del Curso Medio del río Guadarrama, donde se sobrevolarán zonas de máxima protección como el monte Batres.

El nuevo aeródromo se construirá sobre terrenos de cultivo que actualmente son área de dispersión y campeo del águila imperial y zona de dispersión del buitre negro. Ambas especies están incluidas en el Catálogo de Especies Amenazadas de la Comunidad de Madrid en la categoría de “extinción”, pero no se valora la repercusión que la infraestructura puede tener sobre ellas.

Por todo ello, a juicio de Ecologistas en Acción, el Plan Director del aeródromo del Suroeste es un documento inaceptable que debe ser retirado y, en cualquier caso debe justificarse la necesidad real de la nueva infraestructura.




Visitantes conectados: 809