Presunto delito ecológico sobre el río Guadaiza

Con fecha 4/9/2013, la Federación Malagueña de Ecologistas en Acción, ha presentado ante la Fiscalía de Medio Ambiente de la Audiencia Provincial de Málaga, una denuncia por presunto delito ecológico sobre los habitats y la biodiversidad del río Guadaiza.

En efecto, con fecha 2/9/2013, miembros de esta asociación pudieron comprobar que en la presa del Guadaiza, entre los términos municipales de Benahavís y de Marbella, se ha estado realizando unas operaciones, supuestamente de limpieza, que han afectado gravemente al hábitat y biodiversidad asociada de este río.

Debe recordarse que esta presa fue construida en su día en el río Guadaiza, que es zona declarada como LIC (Lugar de Interés Comunitario), actualmente formando parte de la Red Natura 2000 de la Unión Europea. La construcción de esta presa se realizó sin tener en cuenta, en su correspondiente Estudio de Impacto Ambiental, la presencia de especies como el blenio de río Salaria fluviatilis, una especie catalogada en el Libro Rojo de los Vertebrados Amenazados de Andalucía, entre otras razones porque es una especie que solo vive en tres ríos andaluces). En esta construcción tampoco se tuvo en cuenta la existencia de importantes poblaciones de varias especies de libélulas declaradas en peligro de extinción, tales como: Macromia splendens (BOE nº 72, de 24/03/2000). La mencionada obra también ignoró la presencia, reflejada en dicho informe, de otros animales amenazados como la nutria, el martín pescador o el bordallo malagueño, este último un pez híbrido entre bordallo y boga, descubierto recientemente, y exclusivo del Guadaiza y otros tres ríos de nuestra provincia.

Este río, que ya sufría y sigue sufriendo el desvío de todo su cauce bajo en verano para regar campos de golf, mediante esta obra fue así partido en dos y comunicado mediante túneles con otros tres ríos, con el consiguiente daño para muchas de sus especies (como la anguila) y el riesgo de sufrir la llegada de especies invasoras y de contaminantes de al menos dos de las otras tres cuencas a las que ahora se ve conectado.

A esta grave situación se suman ahora las operaciones realizadas el día 2 de este mes, al procederse al vaciado de la presa para llevar a cabo lo que parece ser un dragado, mediante excavadoras y camiones. Dos excavadoras de gran tonelaje y seis camiones volquete estaban diseminados por el cauce del río a su llegada a la presa.

Ecologistas en Acción puede entender que el dragado de dicha presa sea necesario para su mantenimiento, pero lo que no parece en absoluto razonable que buena parte de los lodos que supuestamente deberían retirarse, se estén dejando ir río abajo, con la consiguiente aniquilación de toda la fauna que va quedando sepultada bajo el cieno, teniendo en cuenta que se trata de especies muy exigentes en cuanto a oxigenación de las aguas.

Este desastre ha sido autorizado por la Junta de Andalucía, responsable de esta cuenca fluvial a través de la Cuenca Mediterránea Andaluza desde el 2005. De hecho, en el lugar señalado se pudo observar dos vehículos de la Junta de Andalucía. Por todo lo cual Ecologistas en Acción ha presentado la correspondiente denuncia a la Fiscalía de Medio Ambiente, porque entiende que en ello se ha cometido un presunto delito ambiental contra un hábitat de interés comunitario y su biodiversidad, que incluye especies protegidas por la propia legislación autonómica.