¡Muévete por un aire limpio!

Durante esta semana se celebra la Semana Europea de la Movilidad a la que se suman cientos de ciudades españolas, entre las que, un año más, no se encuentra la de Burgos. Ecologistas en Acción quiere denunciar el desinterés de las administraciones públicas en una iniciativa más necesaria que nunca.

La convocatoria de la Semana Europea de la Movilidad se planteó por primera vez el año 2002. Su intención es promover la realización de actividades previas al Día sin Coches (22 de septiembre), con el objetivo de informar, concienciar y dar participación a la ciudadanía en la tarea de mejorar la calidad de vida de las ciudades y áreas metropolitanas. En último término, se trata de reducir el número de coches en circulación y demostrar en la práctica los beneficios que reporta el que los automovilistas dejen el coche en casa.

Este año el lema es ¡Muévete por un Aire limpio!. Los informes que presenta cada año Ecologistas en Acción demuestran como la mayor parte de la población vive en zonas donde se superan los niveles máximos de contaminación del aire que recomienda la Organización Mundial de la Salud (un 94% de la población española en 2011. Esto tiene consecuencias tan contundentes como que 19.940 personas fallecen cada año de forma prematura en el Estado español por esta causa [1]. Dado que la mayor parte de la contaminación del aire proviene del tráfico, resulta obvio que el objetivo de reducir el tránsito de automóviles a motor en nuestras ciudades debería ser una prioridad.

En Burgos, como en la mayoría de las ciudades de nuestro entorno, la política de movilidad sirve para favorecer la circulación de coches como principal modo de transporte urbano y metropolitano. Una ciudad sin coches tendría menos ruido y humo, sería más segura, amable y accesible. Además, ayudaría a luchar contra el cambio climático de una forma verdaderamente efectiva. Sin embargo, esta no es la apuesta de nuestro Ayuntamiento. Más bien al contrario, bulevares, aparcamientos y limitaciones al carril bici son constantes en su política de movilidad. En la realidad peatones y ciclistas han de acomodarse a las exigencias del tráfico rodado. Tampoco se pone interés en aumentar el uso del transporte público en detrimento del transporte privado en automóvil, principalmente por las subidas en los precios y los recortes en servicios y frecuencias como los que está tramitando el equipo de gobierno municipal.

Ante esta situación, Ecologistas en Acción quiere recordar la gravedad de los problemas ambientales que la preeminencia del automóvil provoca en la ciudad: contaminación del aire, ruido, atropellos, sedentarismo, falta de espacio para otros usos de la calle…Se hace necesaria una nueva forma de movilidad urbana en la que los intereses de los peatones se prioricen, se fomente el uso de la bicicleta y el transporte público y se respeten los principios de la movilidad universal. Que de una vez por todas la ciudad deje de ser por y para los coches.