Alegaciones a los pozos de investigación del permiso Sedano

Ecologistas en Acción ha presentado alegaciones a los pozos de investigación del permiso Sedano, recomendando a la Junta de Castilla y León la derogación del mismo por los graves perjuicios que podría suponer el uso del fracking para la salud y el medio ambiente.

Las alegaciones presentadas insisten en los riesgos que el uso de la fractura hidráulica (fracking) presenta. La experiencia en EE UU confirma, con miles de denuncias, que los temores de quienes se oponen a su uso están bien fundamentados. Así lo avalan además, numerosos informes de diferentes organismo institucionales, universidades y prohibiciones en países de nuestro entorno (Francia o Bulgaria, por ejemplo) o comunidades autónomas cercanas (La Rioja, Cantabria y Navarra).

En la memoria presentada por la empresa no podemos encontrar garantías de que los impactos no se vayan a producir. Sistemáticamente se omiten todos aquellos aspectos controvertidos, fingiendo que no existen. Hay que señalar que la formación kárstica de la Lora y el Valle de Sedano es especialmente vulnerable frente a la contaminación debido a su naturaleza y la probada existencia de oquedades y cuevas de imprevisible comportamiento hidráulico.

Entre otras cuestiones podemos hacer referencia a:

  1. El uso de sustancias químicas que se recoge en la memoria ambiental es insuficiente y ambigua. Se reduce su número y no se valoran correctamente los riesgos que tienen. También es de destacar el interés en minimizar el impacto, ya que no hablan de cantidad a utilizar sino tan solo del porcentaje que suponen dentro del total a inyectar. Esta manipulación de los datos no debe ser pasada por alto ya que estamos hablando de miles de litros necesarios para realizar la fractura hidráulica, lo que supone una importante cantidad de aditivos químicos – para una plataforma de 6 pozos oscilarían entre los 12.000 y los 14.000 litros de químicos en las fases de estimulación-.
  2. No se menciona tampoco la movilización de elementos radioactivos naturales (ERN) y ciertos metales pesados, hecho comprobado en este tipo de explotaciones. El uso de lubricantes y aditivos en las perforaciones por fractura hidráulica han demostrado que movilizan los materiales radiactivos naturales, incluido el uranio 238, radio 226 y radón 222 [1]; que podrán incorporarse a las aguas subterráneas con el riesgo de contaminación. No se contempla en la memoria presentada, ni se implementa ningún tipo de medida tendente a conocer la cantidad de ERN presente en la formación que se pretende fracturar.
  3. El permiso afectará al Parque Natural de las Hoces del Alto Ebro y Rudrón, que incluye numerosas especies protegidas por la normativa vigente. Sin embargo, no se han establecido medidas de protección, ni se contemplan las afecciones que seguramente sufrirán por esta intervención en su hábitat
  4. La memoria presentada no especifica el origen de las aguas necesarias para la perforación ni en que forma se realizara la gestión de los lodos y residuos generados, con más que posible presencia de compuestos tóxicos, peligros y materiales radiactivos naturales. Sus características hacen inviable que sean tratados en plantas de gestión de residuos convencionales.

Desde Ecologistas en Acción se solicita que el proyecto sea abandonado. No solo debido a sus riesgos particulares, sino también desde una perspectiva más global es del todo desaconsejable. Dada la situación actual de cambio climático, optar por energías basadas en los productos petrolíferos va en contra de lo que con buena lógica debería de hacerse. Es conveniente apostar por energías renovables y por criterios de eficiencia y ahorro energético, más que por mejorar formas tan contaminantes de producir energía como son las basadas en el petróleo.




Visitantes conectados: 394