Salamanca: Premio Atila 2004

Reunido en Salamanca el día 3 de junio de 2004 el Jurado del Premio Atila y su accésit el
Caballo de Atila 2004, premios convocados por Ecologistas en Acción de Salamanca para
distinguir a quienes a lo largo de estos últimos doce meses han destacado más por su
contribución a la destrucción del medio ambiente, y una vez examinadas las nominaciones
presentadas dentro del plazo establecido en las Bases de Convocatoria, el Jurado ha fallado
conceder por unanimidad el Premio Atila 2004 a:

- Don Juan José Hernández Araújo, Concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Salamanca

Igualmente por unanimidad del jurado ha resuelto conceder el Accésit "Caballo de Atila" a Don
Alejo Riñones, Alcalde-Presidente del Ayuntamiento de Béjar.

Méritos de los galardonados:

Del Premio Atila Salamanca 2004.

Don Juan José Hernández Araújo:
Por su probada ignorancia e incapacidad como concejal
delegado de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Salamanca, más dispuesto para beneficiar los
intereses de las distintas empresas privadas concesionarias de servicios públicos como FCC,
concesionaria del servicio de limpiezas, Aqualia, concesionaria del servicio de aguas, o las
distintas operadoras de telefonía móvil, así como en la defensa de los intereses particulares
de GRUPOSA, empresa editora del periódico local "La Gaceta Regional de Salamanca" verdadero
Boletín Oficial del Partido Popular, que en la defensa de los intereses públicos, los
intereses de todos los salmantinos y salmantinas.

Del Premio Caballo de Atila Salamanca.

Don Alejo Riñones: Premio el Caballo de Atila 2004 diseñado a medida de quién con su
actuación en relación con la Estación de Esquí de La Covatilla ha provocado que nunca más
vuelva a crecer la hierba en lo que debería haber sido el elemento central del Espacio Natural
de la Sierra de Candelario-Béjar. Además mientras las expectativas generadas sobre creación de
empleo, rentabilidad y posibilidades del esquí alpino se van frustrando (sólo disimuladas por
faraónicas ampliaciones y planes directores financiados siempre con dinero público) no dejan
de aparecer detrás del proyecto otro tipo de intereses relacionados con la especulación
inmobiliaria, detectada ya en La Hoya (en cuyo casco urbano se prevé multiplicar por seis el
suelo urbanizable) y en Béjar con el "pelotazo" de "El Rincón de la Condesa" promovido por La
Condesa de Béjar, S.L. y defendido por el ínclito señor Alejo Riñones más allá del deber
cumplido. Entre los méritos alegados se encuentra el haber convertido la Estación de Esquí de
La Covatilla en un verdadero pozo sin fondo de dinero público, además de haber vetado la
declaración del espacio natural de Béjar y Candelario, verdadero "regalo envenenado" para toda
la Comarca, contribuyendo a la destrucción del medio ambiente, impidiendo el acceso de los
municipios afectados a los fondos europeos y los propios de la Junta destinados al desarrollo
ambiental y socio económico de estas zonas.