El insulto como forma de debate público

Algunos personajes públicos han asumido como habitual el lenguaje del insulto, la crispación y la demagogia. Pero la agresividad contra el que no comparte las propias ideas no les otorga mayor razón, ni contribuye a un debate socialmente útil.

“Impresentables”, “indignos”, movidos por “afán de protagonismo”… Cuando las reacciones a nuestras propuestas o críticas sortean el fondo de la cuestión para pasar a centrarse en lo personal, desde Ecologistas en Acción tenemos por costumbre evitar las réplicas. Pero la nota del exalcalde de Palazuelos Domingo Asenjo, de la que se hizo eco el Adelantado del pasado 29 de septiembre bajo el titular “Domingo Asenjo acusa a Ecologistas en Acción de mentir sobre el nuevo vial”, merece algunos comentarios.

1. Mentir y discrepar son cosas diferentes: En Ecologistas en Acción de Segovia creemos que la nueva carretera que conecta la CL-601 (a la altura del complejo Segovia 21) con la carretera local SG-V-6122 (al este de Palazuelos de Eresma) constituye una pésima inversión. Habría resultado más útil y más barato arreglar la vía conocida como “la Carreterina”, ya construida y en servicio, que conecta Palazuelos de Eresma con la misma CL-601 en un punto más cercano a la ciudad de Segovia. Uno podrá estar de acuerdo o no. Pero algo que el señor Asenjo debería aprender es que tener una opinión diferente (de la suya) no significa “mentir”, como expresa el titular de la noticia.

2. ¿Desprecio a los vecinos? Opinar que Santa María La Real de Nieva no necesita una conexión por autopista o que todas las ciudades españolas no deben tener una estación del AVE no supone “despreciar a sus vecinos”. Sin embargo, esa es la actitud que nos atribuye en su nota el exalcalde por el mero hecho de no considerar justificado el nuevo vial. Nosotros pensamos, por el contrario, que gastar en un solo municipio 3,5 millones de euros (un presupuesto superior al que dedica la Diputación de Segovia para la construcción y reparación de carreteras para toda la provincia en un año) supone un agravio para los municipios segovianos que tienen sus carreteras en peor estado y que tienen problemas de comunicación realmente serios. En todo caso, al igual que muchos vecinos de Palazuelos, consideramos que deben acometerse reparaciones en “la Carreterina”, para que el acceso a Palazuelos sea más cómodo y seguro.

3. El insulto como forma de debate público. En las escasas 300 palabras que contiene la noticia publicada por El Adelantado, el exalcalde y político de Izquierda Unida emplea bastantes más insultos que argumentos. Al tacharnos de “impresentables”, “indignos” o de mentir y “estar movidos por afán de protagonismo”, Domingo Asenjo demuestra una irritación ante la crítica social que resulta absolutamente impropia de un político que milita en una coalición de izquierdas. Estamos convencidos de que la presencia en los medios de comunicación de opiniones plurales sobre las políticas públicas (en este caso concreto, sobre temas relativos a la política de infraestructuras seguida en la provincia), es clave para asegurar la calidad de la democracia. Y permite que las decisiones públicas se basen en un conjunto más amplio de opiniones e intereses.

4. El derecho y los motivos para opinar ¿Qué quiere decir el Sr. Asenjo cuando nos acusa de opinar movidos “por afán de protagonismo”? En Ecologistas en Acción tenemos una larga trayectoria de opinión crítica en relación con las infraestructuras de transporte, algunas de las cuales hemos criticado por su carácter faraónico o, como en este caso, simplemente excesivo para las necesidades planteadas. La realidad ha demostrado que muchos de nuestros argumentos en relación con proyectos como la autopista de peaje Segovia – San Rafael o el, felizmente descartado, aeropuerto de Cantimpalos tenían fundamento. El problema del argumento del señor Asenjo es que lleva implícita la idea de que no todos tienen el mismo derecho a opinar. Porque algunos, como él, opinan –o insultan- supuestamente guiados por el interés público y otros lo hacemos “por afán de protagonismo”.

5. ¿Una carretera para cohesionar un municipio? A pesar de todo lo anterior, reconocemos que la misiva del señor Asenjo incluye un argumento a favor de la nueva vía que merece la pena ser discutido: se dice que ésta “vertebra” y “cohesiona” el municipio. Resulta evidente que nuestra idea de lo que es un municipio cohesionado es radicalmente diferente a la del señor Asenjo. Para nosotros, un municipio cohesionado es el que planifica sus nuevos desarrollos urbanísticos en torno al casco urbano ya consolidado. Nada más lejos de las políticas impulsadas por el señor Asenjo desde la alcaldía de Palazuelos. Para quien lo ignore o no lo recuerde, decir que, en su etapa de alcalde, Asenjo impulsó la creación de una serie de grandes macrourbanizaciones que, por su ubicación, estaban absolutamente desconectadas de los núcleos ya urbanizados. Entre ellas, destacan tres desarrollos urbanísticos en torno al embalse del Pontón (denominados “El Pontón I”, “El Pontón II” y “Los llanos del Pontón”) para un total de 3.600 viviendas (más de 10.000 habitantes). Desde Ecologistas en Acción de Segovia rechazamos públicamente la construcción de esas macrourbanizaciones y uno de nuestros principales argumentos era, precisamente, su desconexión respecto a la población de Palazuelos y su carácter extendido, que hacía imposible un municipio compacto. Comprenderán pues los lectores nuestra sorpresa al comprobar que se trata de justificar la nueva carretera por su valor para la “cohesión y la vertebración” del municipio. Lo que el Señor Asenjo no dice es que la principal razón de ser de la nueva carretera, concebida en 2005, no era comunicar los núcleos ya existentes del municipio, sino hacer atractivos nuevos proyectos urbanísticos que, a la postre, resultaron un fiasco: las grandes urbanizaciones en torno al embalse del Pontón (que no llegaron a ser aprobadas por no adecuarse a la legalidad) y el complejo Segovia 21 (del que sólo se han construido un edificio de oficinas y unas pocas viviendas).
Para concluir, lamentamos que, con esta nota, el señor Asenjo sea objeto de una atención que no merece. Pero esperamos que, a cambio, este caso sirva para crear conciencia sobre la necesidad de mejorar la calidad del debate en torno a las decisiones públicas que afectan a la economía y el territorio de Segovia.