Impuesto sobre las grandes superficies comerciales

Ecologistas en Acción apuesta por un Impuesto sobre Grandes Superficies que limite esta actividad y que revierta en la promoción del comercio de proximidad y la producción local.

No se suma al manifiesto elaborado por la Junta de Andalucía por entender que se ha materializado como un manifiesto acrítico con las políticas de comercio de la propia Junta donde todos los males devienen del gobierno central, y porque no entra a cuestionar los indudables impactos ambientales que derivan del comercio tradicional.

Ecologistas en Acción apoya firmemente la necesidad de un impuesto que grave la actividad de las Grandes Superficies Comerciales para paliar los efectos socioambientales perniciosos de este tipo de instalaciones.

Especialmente perniciosos son los efectos sobre el empleo en comparación con el pequeño comercio o los impactos sobre la ordenación del territorio que condicionan la necesidad de infraestructuras de acceso que en muchos casos generan disfunciones en los planes de movilidad; infraestructuras pagadas desde lo público que revierten en beneficiarios privados. Estos aspectos están bien reflejados en el informe justificativo del impuesto sobre Grandes Superficies de la Consejería de Comercio y por tanto lo apoyamos.

Distinto es el apoyo a un manifiesto que entendemos deforma esta realidad: no sólo son las políticas del Gobierno central las que nos han llevado a esta situación sino que ha sido la política de la Junta, que ha promocionado con todo tipo de facilidades la instalación de estos complejos, la que está detrás del problema; obviarlo sin reconocer lo que se ha hecho mal no parece buen comienzo para revertir la situación.

Por otro lado, si el impuesto no tiene finalidad recaudatoria, habría que definir claramente su objeto que no queda claro. Así, el apoyo indiscriminado al comercio tradicional puede conllevar prácticas nada recomendables de explotación laboral fuera de nuestras fronteras, o puede permitir el comercio de productos con miles de kilómetros a sus espaldas, o prácticas laborales nada recomendables con dobles horarios muy difíciles de controlar en estos ámbitos.

Sólo la apuesta por la promoción del comercio de productos locales mediante los canales de comercialización de proximidad, los mercados sociales y las redes de abastecimiento directas entre consumidores y productores, garantizan que lo recaudado se ajuste a la promoción de actividades que justifique la tasa.




Visitantes conectados: 403