Nuevo alumbrado ornamental: un despilfarro

Ecologistas en Acción denuncia el aumento del despilfarro energético en el alumbrado público, así como de la contaminación lumínica, que va suponer el nuevo plan de iluminación ornamental del edificio Moneo y otros edificios del centro de Murcia.

Advierten que, independientemente que la inversión de la instalación corra a cuenta de la empresa adjudicataria del servicio, este plan supone un gasto innecesario y un aumento del consumo de energía eléctrica del consistorio, que deberá pagarse con dinero público. De hecho, el alumbrado público es uno de los principales gastos de un consistorio, y paradójicamente es una de las partidas que resulta más fácil y rápido de reducir si se mejora la gestión.

La asociación considera que este gasto en infraestructuras para iluminación ornamental del Moneo y otros edificios del centro de Murcia podía invertirse en la mejora de la red de alumbrado público del municipio y su eficiencia energética, reduciendo además la alta contaminación lumínica del mismo, cuyo mejor ejemplo está en la propia Plaza de La Glorieta.

Ecologistas en Acción opina que el entorno de la Plaza del Belluga y otros edificios del centro de Murcia se encuentran ya suficientemente iluminados. Por ello, consideran que un nuevo alumbrado no potencia la belleza de los edificios históricos, ni dinamiza desde el punto de vista turístico y comercial el casco histórico de Murcia, como señala la concejala de Calidad Urbana e Infraestructuras.

Además, Ecologistas en Acción recuerda que la electricidad no es una energía limpia en España y en la Región de Murcia, ya que la mitad procede de combustibles fósiles (centrales térmicas de carbón y de gas) y la cuarta parte de centrales nucleares. Además, representa una fuente de emisión de CO2, principal responsable del Cambio Climático en el que ya estamos situados.

Por último, la organización ambiental señala que hay datos preocupantes que nos deberían llevar a la reflexión y cambiar las políticas de alumbrado público.

Así, Alejandro Sánchez de Miguel, investigador de la Universidad Complutense, afirma que España tiene el récord europeo en consumo energético por habitante en alumbrado público, con 114-118 kilovatios por hora al año por ciudadano, frente a los 77-90 de Francia o los 43-48 de Alemania".