Autorizan a la mina Las Cruces la recarga del acuífero

La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir autoriza a la Mina Cobre las Cruces la recarga del acuífero con el vertido de una depuradora de aguas residuales de la capital sevillana.

La autorización pone en grave riesgo de contaminación permanente al acuífero Gerena-Posadas, reservado para abastecimiento urbano en el recién aprobado PHG.

Resolución de la autorizacion

El pasado 24 de octubre el presidente de la CHG, Manuel Romero Ortiz ha firmado la Resolución de modificación de la autorización del Sistema de Drenaje Reinyección (SDR) de Cobre Las Cruces (CLC), vigente desde 2003. En la modificación aprobada se autoriza a CLC, “como alternativa a la compensación de volúmenes detraídos del acuífero (…), se podrá realizar la recarga profunda mediante aguas procedentes de la concesión de reutilización de aguas públicas de la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de San Jerónimo, (…) previo tratamiento en la Estación Regeneradora de Aguas Residuales (ERAR)”.

En 2004 la CHG autorizó a CLC usar 2,5 millones de m3/año de aguas residuales de la EDAR de San Jerónimo para su proceso industrial, precisamente para evitar el uso de las aguas subterráneas, reservadas para riego y para consumo humano en tiempos de sequía. Sólo le permitieron usar 180.000 m3/año del acuífero.

Ecologistas en Acción advirtió entonces a la CHG y denunció ante los Juzgados que CLC usaría el agua del acuífero a su antojo. Y así ha sido, desde 2006 CLC ha detraído ilegalmente una media de 1 millón de m3/año del acuífero, a pesar de las continuas denuncias presentadas por nosotros, que hasta la fecha han resultado inútiles.

Ahora la CHG intenta legalizar esa situación de hecho, pero desde Ecologistas en Acción entendemos que esta nueva autorización incumple el artículo 4.4.a) del RD 1620/2007, de 7 de diciembre, que establece como uso prohibido la reutilización de aguas depuradas para el consumo humano. Y ello porque la autorización se refiere al acuífero Gerena-Posadas, y el nuevo Plan Hidrológico del Guadalquivir (PHG), aprobado mediante el RD 355/2013, de 17 de mayo por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, en su artículo 4.3 identifica el carácter estratégico de la masa de aguas subterráneas 05.49 Gerena-Posadas por su importancia para el abastecimiento humano, y lo reserva fundamentalmente para ese fin.

Existen además varios estudios científicos realizados por investigadores del Departamento de Química Analítica de la Escuela Politécnica Superior de Sevilla que identifican una importante presencia de contaminantes farmacológicamente activos y tensioactivos en las aguas de las cuatro depuradoras de Sevilla, que persisten después de la depuración.

Por tanto, usar esas aguas para recargar el acuífero Gerena-Posadas implica un riesgo ecotoxicológico crónico, pues esos contaminantes van a persistir en las aguas que consuman las personas que se abastecen de ese acuífero, como es el caso de la población de Burguillos; y en otros 27 pozos de abastecimiento que están identificados en el PHG (páginas 38518 a 38520 del BOE de 21 de mayo de 2013). Y los contaminantes entrarán en la cadena alimentaria a través de los cultivos que se riegan con esas aguas subterráneas.

La modificación aprobada por la CHG pretende sustituir al Plan Global de Gestión de Aguas de CLC aprobado por la extinta Agencia Andaluza del Agua (AAA) de la Junta de Andalucía el 16 de julio de 2009. Ese Plan Global lo diseñó CLC con la intención de solucionar los enormes defectos de funcionamiento que siempre ha tenido el SDR, que ocasionaron los gravísimos episodios de contaminación con arsénico que obligaron la paralización de la mina en mayo de 2008, y llevaron al banquillo de los acusados a tres de sus directivos, François Fleury, Bill Williams y Paz Cosmen.

Pero la realidad que el Plan Global nunca ha conseguido cumplir con el objetivo de impedir los daños al acuífero. Si bien los más de 30 millones de euros invertidos por CLC en depuradoras de ósmosis inversa parece que han evitado la contaminación metálica, las autoridades competentes siempre le han permitido detraer ilegalmente más agua de la autorizada.

Desde finales de 2009 Ecologistas en Acción mantiene un recurso contra ese Plan Global que ha quedado visto para sentencia en el Juzgado nº5 de lo Contencioso-Administrativo de Sevilla, el pasado 14 de octubre. En las prolijas pruebas realizadas por ese Juzgado ha quedado demostrado que el Plan Global es nulo de pleno Derecho porque incumple la Ley de Aguas y las leyes ambientales vigentes. Igualmente ha quedado demostrado, mediante informes técnicos incorporados como pruebas, que el modelo hidrogeológico de CLC hace aguas, nunca mejor dicho, por todos lados y que los datos reales de flujo de aguas subterráneas desmienten sistemáticamente a los datos obtenidos por el modelo. Es decir, CLC juega constantemente a la ruleta rusa con el acuífero Gerena-Posadas, con permisividad de las autoridades competentes.

Por todo esto, es más que probable que el Juzgado nº5 dicte sentencia anulando el Plan Global aprobado por la Junta de Andalucía.